Cómo seguir una buena alimentación en la oficina

Todos queremos seguir una dieta 10 y un estilo de vida saludable, pero no es nada fácil. Y menos cuando tenemos rutinas tan ajetreadas, que no nos dejan tiempo para preparar una buena comida, y menos, para disfrutarla. Pero tener poco tiempo no puede ser una excusa, ya que una buena dieta se basa, antes de nada, en las ganas de querer llevarla a cabo. Dicen que la motivación y las ganas mueven el mundo, y es del todo cierto. También es aplicable al ámbito de la alimentación.

Una de las mejores opciones para comer a buen precio y con garantías de qué es healthy es preparándolo desde casa. Para muchos preparar el tupper diario se puede convertir en un quebradero de cabeza, pero no siempre tiene porqué ser así. Pasta, arroz, legumbres, verduras y proteínas son opciones 100% recomendables y saludables, y nada difíciles de elaborar -o al menos no tanto como parecen-.

Hay que evitar al máximo posible los alimentos preparados, ya que están demasiado cargados de grasas y azúcar. También hay que tratar de evitar las comidas pesadas, que pueden afectar al rendimiento laboral provocando una sensación de pesadez. Se puede optar por la comida pre-cocinada alguna vez, pero no de forma frecuente, no a modo de lifestyle. Todo en abuso es malo, y nada mejor que preparar la comida uno mismo para saber exactamente lo que se ingiere.

 

 

Queremos proponeros una serie de comidas healthy, que serán un acierto seguro a la hora de preparar la comida. El arroz integral con almendras, las ensaladas, las lentejas orientales, el taboulé con dátiles, los espaguetis a la siciliana -o al estilo que quieras-, un buen bocadillo de tomate con salmón, -muy saludable-, frutas – plátanos, manzanas, peras – y frutos secos -muy recomendable comer nueces diariamente-. Los frutos secos aportan mucha energía y pueden comerse incluso trabajando. Son una buena opción para matar ese hambre que se asoma continuamente durante la rutina. Tampoco podemos olvidarnos del agua, hay que beber unos dos litros de agua al día. Hidratarse, al igual que comer, es indispensable para afrontar el día con fuerza y para mantener nuestro cuerpo a tono.

Lo ideal es preparar un plato que contenga todos los alimentos básicos, basado en la variedad. Evitar caer en una dieta monótona es muy importante, ya que caer en rutina no “mola” nada de nada. Empieza a cuidarte  -también fuera de casa- y consigue preparar una dieta top en la office. Lo importante es ser constante, aunque a veces es inevitable caer en la tentación de comer un poquito de ese chocolate -o cualquier dulce- tan irresistible.

 

¡Qué comer en la oficina sea un placer!

 

Imágenes: Elle.es 

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *