¿Cómo se pueden combatir las varices?

Las varices son un problema de circulación que afecta a muchas mujeres. No obstante, muchas veces olvidamos que más allá de una cuestión estética, las varices también son un problema de salud.

La principal función de las venas de nuestro organismo es transportar la sangre desde todas las partes del cuerpo hasta el corazón. En las extremidades, las venas poseen unas válvulas para poder vencer la fuerza de la gravedad que comporta el hecho de estar de pie, bloqueando el reflujo de sangre de nuevo hacia las piernas. “Cuando las válvulas no son sanas, se produce una dilatación progresiva de las venas por el volumen de sangre que fluye, generando una insuficiencia venosa crónica”, señala el Dr. Esaú Martínez, angiólogo y cirujano vascular de tuMédico.es.

varices

Tal y como explica el Dr. Esaú Martínez, las varices son dilataciones de las venas de las piernas y, según su localización y tamaño, se diferencian tres tipologías:

  1. Varices telangiectásias o arañas vasculares: Son varices superficiales y miden menos de un milímetro de diámetro.
  2. Varices reticulares: Son varices semiprofundas y afectan a la red intermedia de las venas de las piernas. Miden entre uno y tres milímetros de diámetro.
  3. Varices tronculares: Son varices profundas que afectan a las venas más importantes para el retorno sanguíneo. Miden más de tres milímetros de diámetro.

Los síntomas que comportan las varices pueden ser:

  • Pesadez
  • Picazón
  • Ardor
  • Hinchazón
  • Sensación de entumecimiento
  • Retención de líquidos

Es importante recordar que los problemas de circulación pueden llegar a ser un problema de salud importante y que no debemos menospreciar. Tal y como dice el angiólogo, “el aumento de la presión venosa en estas venas puede llegar a producir consecuencias graves como sangrado, úlceras por dilatación de la piel o la formación de trombos en el interior de las varices por el estancamiento de la sangre en las dilataciones”. Los factores de riesgo más relevantes, según el experto, son el sedentarismo, la poca actividad física y el sobrepeso.

Aunque es cierto que también existe una cierta predisposición familiar para desarrollar varices, existen medidas físicas – ejercicio, masajes, medias de compresión…-, farmacológicas – venotónicos- y tratamientos que nos pueden ayudar a combatir las varices.

Uno de los tratamientos más frecuentes para eliminar las varices son las inyecciones esclerosantes. “La escleroterapia consiste en la inyección en la variz de una medicación que produce una inflamación controlada de la venta tratada, consiguiendo la anulación funcional de la vena y su desaparición”, explica el doctor. Para un correcto resultado y una minimización de los riesgos, es muy importante que el tratamiento sea realizado por un especialista en angiología y cirugía vascular. Además, “la escleroterapia se realiza de forma ambulatoria, sin cirugía, sin anestesia ni cicatrices”, añade el Dr. Esaú Martinez.

Otros tratamientos efectivos para las varices son:

  • Láser percutáneo: Mediante una fuente de luz específica para el tratamiento de las varices más superficiales, consigue eliminarlas de forma casi inmediata e indolora. Se puede complementar con sesiones de escleroterapia.
  • CHIVA (Cura Hemodinámica de la Insuficiencia Venosa Ambulatoria): Es un tratamiento quirúrgico de las varices trconculares que se basa en el mapeo por ecografía doppler color de las zonas donde las válvulas venosas son insuficientes y han de ser tratadas.
  • Láser endovenoso y radiofrecuencia: Eliminación de las varices mediante la aplicación de una fuente de calor o una vibración de alta frecuencia a través de un acceso percutáneo (por punción) y endovascular.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *