Cómo preparar leche de almendras

Puede que sufras intolerancia a la lactosa o que simplemente quieras diversificar la dieta. Sea como sea, preparar leche de almendras es una idea muy positiva, así como incorporar otras opciones naturales y prescindir de alimentos de origen animal. ¿Te animas?

La leche de almendras destaca por ser buena fuente de vitaminas, minerales, proteína y fibra, libre de lactosa y muy baja en calorías, por eso se presenta como una excelente alternativa a la leche de vaca. Además, no aporta colesterol ni grasas saturadas, y sí retribuye con ácidos grasos omega 3, con propiedades benéficas sobre el organismo, incluyendo una mejor circulación y limpieza de los vasos sanguíneos.

Pues bien, si ya habéis leído sobre los beneficios de la leche de almendras, es momento de compartir con vosotras las indicaciones de cómo prepararla. Si bien la podéis encontrar hoy en día en las tiendas y mercados, nunca está de más saber cómo elaborarla de forma casera, libre de conservantes y con la frescura de estar recién preparada.

lechealmendras2

Cómo preparar leche de almendras

Es un procedimiento rápido y sencillo, que no demandará más de 10 o 15 minutos. Los costos no son muy distintos a los de la leche orgánica y solo os requerirá dejar en remojo los frutos secos desde la noche anterior.

Qué necesitáis: 1 taza de almendras (o 155 gramos aproximadamente), 3 tazas de agua (750 ml), 1 ramita de canela (opcional) y 1 cucharadita de esencia de vainilla (5 gramos, también opcional).

Procedimiento: primero, la noche anterior, deberéis colocar la almendras en un recipiente hondo y cubrirlas con abundante agua, considerando que las almendras se hincharán y aumentarán su tamaño. Entonces las dejaréis en remojo durante toda la noche.

A la mañana siguiente, deberéis enjuagar bien los frutos secos y llevar al vaso de la licuadora con las tres tazas de agua fresca. Procesáis todo muy bien hasta que notéis resulta una mezcla homogénea.

Luego, debéis colar bien con un filtro apropiado (de malla estrecha o bien con un lienzo) y separar el líquido resultante en un frasco de cristal limpio y desinfectado. La varita de canela no solo le sumará sabor sino también que ayudará a que la leche se conserve en buen estado por más tiempo. De forma opcional, también lo podéis agregar unas gotas de esencia de vainilla para darle más sabor.

Imágenes: gq.com.mx, glamour.mx

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *