¿Cómo combatir el estrés?

El estrés es una de los síntomas más frecuentes en la sociedad actual. Las preocupaciones cotidianas junto con el ritmo acelerado que nos envuelve todo los días, nos impide tener una visión distinta de las cosas y una de las consecuencias más inmediatas es el estrés, cada vez más frecuente.

Realmente este síntoma es una respuesta normal del organismo ante situaciones nuevas, de todo tipo, buenas o malas, que obligan a que el cuerpo reaccione de forma inmediata. En ese proceso de adaptación se produce la secreción de ciertas sustancias como la adrenalina provocando cambios en casi todos los órganos y funciones del cuerpo. Por ejemplo, el corazón late con más fuerza, el flujo sanguíneo varía, los sentidos se agudizan, el cerebro aumenta su estado de alerta…, en fin en una dosis justa el estrés es positivo porque ayuda a ser más productivo. Sin embargo, todo se complica cuando se produce demasiado estrés, ¿qué hay que hacer en estos casos?

Combate el estrés

Lo importante es detectar los síntomas cuanto antes. Y una vez reconocidoses crucial empezar a adoptar medidas para impedir tratarlo y así evitar posibles repercusiones tanto a  nivel psíquico como físico. Se sabe que el estrés puede llegar a modificar la forma de reaccionar frente a las diferentes situaciones de tu entorno, y por ello la salud, las relaciones sociales o de pareja, pueden verse perjudicadas si esta situación se prolonga en el tiempo.

Existen distintos modos de abordar el estrés. La homeopatía, por ejemplo, se convierte en una opción eficaz para abordar este problema. Los medicamentos homeopáticos tienen interesantes ventajas, destacando que no se han descrito efectos secundarios adversos asociados a su toma y que son aptos para todos los miembros de la unidad familiar, incluidos niños, personas mayores y embarazadas.

Sedatif es un medicamento homeopático desarrollado por BOIRON, laboratorios especializados en homeopatía, que está indicado en el tratamiento del estrés, la ansiedad y los trastornos ocasionales del sueño. Al tomarlo, se pueden experimentar mejoras sobre síntomas tanto psíquicos (ansiedad, irritabilidad, trastornos del sueño), como físicos (dolor de cabeza, alteraciones digestivas, contracturas musculares) y como comportamentales (falta de concentración, intolerancia al ruido, apatía…). Además, no genera somnolencia residual y pude usarse de forma prolongada en el tiempo.

Autor: Redaccion

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *