Claves para empezar el año con buen pie

Se acerca el fin de año y comenzamos con los propósitos para el 2009 es un momento ideal para depurar nuestra vida y acercarnos más a lo que nos gustaría pero te has puesto a pensar ¿Qué tanto influyen los pensamientos positivos en tu vida cotidiana?

Sabemos que en año nuevo efectuamos distintos rituales, seguramente ya tienes lista la maleta con el pasaporte para salir corriendo por la calle a las 12 de la noche, las monedas en el zapato para que no te falte el dinero y la escoba para barrer la mala vibra, pero lamento decirte que eso no sirve de gran cosa si no transformas tus pensamientos y la forma en que te expresas de ti misma.

¿Cuántas veces no has dicho que tienes pésima suerte en el amor, que no tienes cabeza para las matemáticas o que no puedes llegar puntual a ninguna cita? Aunque no lo creas, estos mensajes se van quedando en tu mente y te obligan (aunque no lo creas, ni lo quieras) a que sigas gravitando en la misma dirección, por esa razón sigues conociendo hombres misóginos, suspendes trigonometría o llegas tarde a la entrevista de trabajo.

Pero la buena noticia es que todo esto tiene una solución muy sencilla ¡Cambiando tu forma de hablar!

Cambiar tu forma de hablar no quiere decir que aprendas mandarín o náhuatl, simplemente se refiere a que te valores como ser humano y destierres de tu lenguaje todas aquellas frases que te condicionen a conductas negativas.

Refuerza tu mente con mensajes positivos. Libreta de Divinas Palabras. Imagen de Carlos García para Nosotras.com

Esta forma de hablar se conoce con el nombre de Programación Neurolingüística y básicamente consiste en sustituir frases como ‘No tengo suerte con los hombres’ por ‘He conocido ejemplares bastante inusuales pero eso no determinará el futuro de mi vida sentimental’.

¿Analiza un día cómo te expresas de ti misma, cuantos ‘no puedo’, ‘es imposible’ y ‘nunca he conseguido’ utilizas? Tal vez lo único que le haga falta a esa frase sea un ‘hasta el momento’, por ejemplo: no es lo mismo decir ‘Nunca he conseguido llevarme bien con tu madre’ a ‘No he conseguido llevarme bien con tu madre, hasta el momento’, la diferencia entre la primera y la segunda frase estriba en que no cierras la posibilidad a un cambio en el futuro.

Tus accesorios también pueden ayudarte a reforzar lo que quieres. Bolso de Divinas Palabras

Realiza el inventario de pensamientos que necesites y justo cuando den las 12 campanadas transforma en serio tu vida cambiando las instrucciones que le das a tu mente para conseguir los resultados que esperas.

Puedes expresarte de forma divertida con tus accesorios Divinas Palabras te ofrece mensajes graciosos y optimistas que te ayudarán a expresar tu personalidad.

Accesorios de Divinas Palabras

¿Cómo te expresas de ti misma?

Ver Más…

La montura de gafas según tu estilo… ¡No cometas errores!

¿Cómo secar el pelo sin dañarlo?… Khenna nos da la clave

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *