Cinco consejos para consumir menos azúcar

Para 2020 disminuirá  de manera importante el consumo de azúcar, grasas saturadas y sal en nuestra dieta. Esta circunstancia será posible gracias a una reciente decisión del Ministerio de Sanidad de nuestro país que, siguiendo las recientes recomendaciones comunitarias, ha presentado un plan para reducir este grupo de sustancias en trece categorías de alimentos. Los comedores infantiles serán, muy buena noticia, algunos de los centros afectados de primera mano por esta directriz.

Las autoridades sanitarias han contado para la elaboración de este plan de salud en las comidas con la ayuda de quinientas empresas del sector. La intención es aumentar los índices de salud y bienestar general de la población, disminuir la obesidad y el sobrepeso y con ellos el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Personalmente hace tiempo que vengo denunciando la falta de control de algunos productos en cuanto a sus elevados índices de azúcar y grasas, en primera instancia, sin ningún tipo de encubrimiento. Después, al surgir la voz de alarma, estos niveles se han venido camuflando bajo dudosos etiquetados, lo que llamo los falsos productos sanos. Un ejemplo que pongo siempre son las galletas con Omega 3. Para obtener algún beneficio del supuesto Omega 3 presente en estas galletas tendríamos que tomar cajas, lo que, a la vez, supondría un consumo muy alto de azúcar y quizá aceite de palma u otros.

La primera recomendación que vengo realizando es eliminar el azúcar como aderezo del café e infusiones. Entre las medidas propuestas por el Ministerio de Sanidad se encuentra la de reducir el 50% de la cantidad de este producto en los sobres monodosis. Yo apuesto por eliminarlo y sustituirlo por otros edulcorantes, a poder ser naturales. Propuestas según el gusto, hay bastantes en el mercado, teniendo en cuenta también el bolsillo. El azúcar de abedul o xylitol es apto para diabéticos y de sabor muy, muy similar al azúcar comercial.

Por supuesto, la bollería, los snacks, los zumos envasados, los sándwiches y toda la fast food deben eliminarse  como elementos fijos de la dieta. Se pueden consumir claro, pero siempre de manera ocasional. Contienen todo lo que se pretende reducir: azúcar, sal y grasa en demasía.

No es necesario que pases sin el gusto dulce. Se pueden aderezar los platos con otros condimentos como el extracto de vainilla, cítricos ,canela , polvos de jengibre y nuez moscada. Si acostumbras a los niños a estos sabores, el dulce no será imprescindible en sus vidas.

Los refrescos azucarados deben desaparecer de la nevera y no ser sustituidos por los light. Bajo esta etiqueta se esconden otro tipo de falsos productos sanos, con otro tipo de edulcorantes no conocidos por el consumidor. Las bebidas energéticas para deportistas son de las más perjudiciales y no deben ser consumidas nunca por niños.

Lo integral , por último, es una estupenda solución porque engorda menos y es más sano. Pero también hay que vigilar la etiqueta. Un opción es comprar la pasta , el pan y el arroz en tiendas especializadas.

 

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor, entre otros, de Escuela de la Espalda y “Tú eres tu medicinaEs orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

 

 

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *