Cifosis o desviación de columna: Cómo prevenir y tratar el problema

La columna es el eje de nuestra vida. Así lo creemos los quiroprácticos y con esta premisa trabajamos para preservar y mejorar la salud de nuestros pacientes. No solo pensamos que un problema en la columna vertebral va a afectar al sistema locomotor, sino también al funcionamiento global de nuestro organismo. Consideramos que cualquier cambio en ella afectará los nervios que la rodean y estos a su vez a una parte determinada del cuerpo.

Además, los quiroprácticos abordamos dolencias localizadas exclusivamente en la espalda, como no podía ser de otra manera. Las desviaciones de las curvas naturales de la columna vertebral son uno de los mayores motivos de consulta.

Y es que la columna no es recta, en absoluto. Presenta pequeñas concavidades en tres zonas de la espalda: el cuello, el área dorsal y la lumbar. Cuando estas curvas se modifican por aumento hablamos de hipercifosis o hiperlordosis, según la zona. Cuando es por defecto, esto es, se rectifican, volviéndose rectas, hablamos de dorso plano, en lo que conocemos como espalda propiamente dicha , así como de rectificación en cuello y lumbares.

La más llamativa de estas modificaciones del equilibrio natural de la espalda es hipercifosis, a la que se suele denominar simplemente cifosis. Popularmente se la conoce como ‘chepa’ o ‘joroba’, un calificativo que puede resultar ofensivo según cómo y en qué circunstancias se emplee.

cifosis_1

El origen de la hipercifosis, la espalda abultada a la altura de los dorsales, es diverso, así que la forma más sencilla de explicarlo para que se comprenda bien, es clasificándolo en dos grandes grupos.

De un lado encontrados la hipercifosis estructural y la postural. La primera, más severa, no se puede corregir y se aprecia mejor cuando se mira al paciente de lado . La segunda se trata y se elimina con educación de posturas y, en mi caso, tratamiento quiropráctico.

Otra clasificación es la que habla de su origen, que puede ser primario o secundario. El primario tiene una raíz desconocida, a veces genética y otras diagnosticada con el nombre de enfermedad de Scheuerman. El secundario es resultado de algún accidente, lesión o degeneración de los discos vertebrales.

El tratamiento depende de cada historial. Algunas cifosis congénitas pueden corregirse con cirugía si se detectan siendo niños. También las que tienen un origen infeccioso.

El corsé, la reeducación postural y el ajuste quiropráctico, en mi caso, son las tres grandes bazas para corregir las que se producen por traumas de impacto o enfermedades degenerativas.

En cuanto a la higiene postural resulta básica en todos los procesos, no sólo para curar, sino también para prevenir. Sobre todo de niños, aprendiendo a mantenernos erguidos y evitando sobrecargarnos de peso.

ata poouramini 3

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina” y “El gato persa que quería comer caviar”. Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *