Antioxidantes, los imprescindibles en cualquier dieta diaria

No será esta la primera vez que os hablamos de los antioxidantes como parte fundamental de nuestra alimentación, ya que estas sustancias son de vital importancia para nuestro organismo. Son importantes para mantener la salud ocular en buen estado, además de ayudar a mantener nuestra mente sana. Los antioxidantes son también beneficiosos a la hora de prevenir el cáncer de páncreas. La presencia de antioxidantes en nuestra alimentación es clave para mantener a raya a los radicales libres producidos por el contacto de nuestras células con el oxígeno y que pueden llegar a dañarlas.

alimentos_antioxidantes

Pero no sólo por eso son importantes ya que, dado el contacto diario que nuestras células mantienen con el oxígeno, los componentes químicos del organismo se ven alterados dando lugar a lo que conocemos como radicales libres. Algunas células son recuperables de los efectos de los radicales libres; otras no. De esta recuperación y protección de las mismas se ocupan los antioxidantes que, de forma natural, son producidos por el cuerpo. Hay dos formas de ayudar a nuestro organismo con sus niveles de antioxidantes: una dieta rica en alimentos antioxidantes y consumir complementos alimenticios. Estos suplementos deben ser consumidos después de consultar con un facultativo médico y que sean ricos en vitaminas A, C y E, betacarotenos, luteína, licopeno y selenio. Pero, además, deben ser lo suficientemente equilibrados entre vitaminas, minerales y enzimas como para ser saludables.

antioxidanteEn nuestra dieta deben de estar presentes alimentos como las frutas, verduras, cereales integrales, semillas y frutos secos. Si no queréis recurrir a complementos vitamínicos, a continuación os detallamos los alimentos ricos en antioxidantes:

  • Huevos, leche y mantequilla: por ser unos productos con rico contenido en Vitamina A.
  • Vitamina C: otra vitamina importante y que podemos encontrar en cítricos (como naranjas y pomelos), y frutas como el kiwi y el melón, así como en verduras como el brócoli o los tomates.
  • Frutos secos y semillas: son, junto con las verduras de hoja verde como las espinacas y la col rizada, una alta fuente de Vitamina E.
  • Betacaroteno: presente en zanahorias, garbanzos, melón, calabaza, boniato y calabacín.
  • Luteína: presente en vegetales de hoja verde como espinacas, brócoli, o berza.
  • Licopeno: lo encontramos en verduras y en frutas rojas como las fresas, frambuesas o los albaricoques.
  • Selenio: presente en cereales, carne, pasta, pan y frutos secos.

Imágenes: Conversando en positivo, Pinterest, desabi

Autor: Patricia Meijide

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *