Alimentación casera ¡Ahorra tiempo y dinero!

¿Eres de las que piensa que alimentarse bien requiere de mucha atención? En Nosotras te demostramos que comer sano es más simple de lo que piensas.

Seguro que ir a comer fuera cada día resulta tentador, pero es claro que este hábito no beneficia ni nuestro bolsillo ni nuestro cuerpo. Si de verdad deseas cambiar tu alimentación de manera favorable, solo debes poner de tu parte sin la necesidad de pasarte horas en la cocina o de tener que inventar platos muy elaborados.

Solo se trata de aplicar algunos consejos y eso si olvidarte por completo del tedio, y es que comer saludable requiere de que te metas un poco en la cocina, pero ¿acaso no lo harías por tu bienestar?

Una buena forma de comenzar con el cambio es haciendo un menú para los días laborables. Aunque pueda parecerte aburrido el resultado es exactamente el contrario: si llevas un control de lo que comes será más difícil repetir comidas, además irás al mercado clara en lo que deseas comprar lo que te permite ahorrar dinero y tiempo. Los días de pensar siempre qué cocinarás quedaron atrás.

Hay una estrategia infalible que funciona muy bien para las mujeres que se niegan a pasar cada día horas metidas en la cocina: cocinar una o dos veces a la semana las comidas de varios días. Una vez que entras a la cocina ya estás dispuesta a hacerlo todo de una sola vez, de esta forma no tendrás una obligación diaria sino que le dedicarás solo un par de horas a la semana.

Las alternativas al horno como los pescados, el pollo o la carne son geniales, puesto que no requieren de supervisión constante, se hacen de forma rápida y además resulta muy saludables. Del mismo modo una o dos porciones de vegetales salteados te tomará muy poco tiempo garantizándote nutrientes y pocas calorías. Y siempre hay comidas comodín, por ejemplo un buen plato de ensalada o un pollo al grill, ambas alternativas se hacen muy rápido y sin invertir demasiado tiempo

Es importante disminuir la cantidad de veces que comemos fuera, pues para nadie es un secreto que la comida de los restaurantes está llena de grasa, sal y calorías innecesarias. Por eso anímate a cambiar tus hábitos, darle espacio a las carnes magras, vegetales, frutas y ensaladas y comer de forma más saludable día a día.

Imagen: Julie y Julia.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *