Agua de perejil para depurar los riñones

Los riñones son unos pequeños órganos de filtrado muy importantes en el organismo, y de su buen funcionamiento depende en gran parte la salud. El cuidarlos siempre y realizar una depuración cada tanto, son dos premisas para mantenerlos saludables, y por más tiempo.

En este sentido, ciertas plantas o hierbas pueden ayudar y mucho: una de ellas, es el perejil, una hierba muy utilizada en la cocina por su aroma y sabor, pero que también destaca por sus múltiples beneficios, entre los que sobresale el de ser altamente depurativa. Por ello, para limpiar los riñones, se aconseja preparar y beber agua de perejil

Propiedades del perejil

En principio, vale destacar que es muy buena fuente de vitamina C, de hecho, 100 gramos de producto puede aportar hasta 133 mg de este nutriente. De aquí que sea aliado contra los resfríos y contra el envejecimiento celular, gracias a su acción antioxidante. Así también, el perejil resalta por su poder antiinflamatorio, por lo que está recomendado para una mejor salud cardiovascular, para las articulaciones y para prevenir y/o tratar cualquier estado inflamatorio.

mujer_segura_de_si_misma

Destaca asimismo su contenido de calcio (138 mg/100 gramos), de hierro y de betacarotenos, por lo que ayudará a mantener la sangre sana y los órganos funcionando, al tiempo que propiciará una mejor piel y tejidos en general. Vale mencionar también su aporte de clorofila, antioxidante natural por excelencia.

Pero el perejil es también un diurético nato: ayuda a eliminar líquidos retenidos, a mejorar la función renal y a limpiar cualquier sustancia de deshecho que pueda quedar en ellos. De aquí la importancia de beber, cada tanto, agua de perejil. La recomendación es hacerlo una vez al mes, durante al menos tres días.

¿Qué necesitáis? un litro de agua y cinco cucharadas de perejil fresco (50 gramos). Paso a paso: primero, lavad bien las ramitas de perejil, para luego poner a calentar el agua al fuego. Una vez llegue al punto de hervor, añadid la planta y dejad infusionar de 15 a 20 minutos. Apagad el fuego y retirad, dejad en reposo unos 20 minutos más.

Luego solo tendréis que colar y ya podrás beber. El primer vaso, en ayunas, y los siguientes, unos 15 minutos antes de cada comida. Si su saber os resulta muy fuerte, podréis endulzar con algo de miel.

Imágenes: misremedios.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *