¿Cómo afectan las hormonas a las mujeres?

El cuerpo femenino es un cóctel de hormonas que intervienen en el funcionamiento del organismo y que tienen importantes funciones para el cuerpo. Seguro que algunas vez has dicho “¡Son las hormonas!” pero, ¿sabes realmente qué significa? Te contamos cuáles son las hormonas que más afectan a las mujeres y cómo actúan.

Estrógenos

Son las hormonas que más abundan en el cuerpo femenino, responsables de la maduración física y sexual propia de las mujeres. Intervienen en procesos como el crecimiento de los tejidos, el sistema cardiovascular y en la salud de los huesos y el pelo.

Si los niveles están altos puede estimular el desarrollo de los tejidos y derivar en problemas como endometritis, que es la inflamación del revestimiento del útero, o fibromas de ovario que, a su vez, pueden desembocar en cáncer de mama, útero u ovarios. Si los niveles están bajos puede provocar diversos síntomas como piel seca, aumento de peso, pérdida de cabello, retención de líquidos o dolores articulares y aspectos psicológicos como ansiedad o cambios de humor.

Testosterona 

Aún que se considera la hormona masculina, también produce importantes efectos en el organismo de las mujeres ya que es, en gran medida, la responsable del deseo sexual y de las sensaciones placenteras que produce. También contribuye la resistencia ósea, al desarrollo de la masa muscular y la fuerza, a la sensación general de bienestar y al nivel de energía.

Si los niveles están altos se estimula el crecimiento del vello en el cuerpo y el aumento de masa muscular. Causa agresividad e irritabilidad. Si los niveles están bajos se relaciona con la pérdida de libido, de fuerza y tono muscular, cansancio e insomnio, pérdida de memoria y dificultades de concentración.

Tiroideas 

Estas hormonas participan en casi todas las funciones básicas del organismo: regula el metabolismo y la temperatura corporal, favorece la asimilación de los nutrientes y es necesaria para el crecimiento y el funcionamiento del sistema nervioso.

Si los niveles están altos es hipertiroidismo y produce ansiedad e incapacidad de relajarse, pérdida brusca de peso, calor y taquicardias. Si los niveles están bajos es hipotiroidismo y produce cansancio, intolerancia al frío, piel seca, cabello y uñas quebradizos, aumento de peso, somnolencia, depresión y otros.

Cortisol

Es la encargada de regular la respuesta del organismo ante situaciones de estrés, controlando la producción de adrenalina. Hace que el organismo libere glucosa a la sangre para enviar cantidades masivas de energía a los músculos. Regula la presión arterial y el sistema inmune.

Si los niveles están altos se producen problemas metabólicos y aumento de peso ya que se altera el equilibrio glucémico. Cambios de humor, ganas de llorar, dolores de cabeza y musculares, fatiga y falta de concentración. Si los niveles están bajos se produce deshidratación, debilidad y disminución en la capacidad para combatir infecciones y contra el estrés.

Fuente: Woman

Imágenes: VIX, Contigo Salud, Semana.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *