¿Cómo afecta el estrés a nuestro organismo?

El estrés se produce como respuesta a una presión externa o interna y produce tensión física y emocional. En pequeñas dosis resulta positivo y nos motiva a lograr los objetivos, pero cuando es excesivo, o no se controla de manera adecuada, puede producir problemas de salud. Al producir más cortisol, norepinefrina y adrenalina, hormonas que disminuyen las reservas de vitamina B, se ve afectado el sistema inmune. El cuerpo se siente en alerta máxima todo el tiempo, ese mecanismo lo va debilitando, acumulando efectos negativos que pueden terminar en enfermedades.

 

¿Qué zonas de nuestro cuerpo afecta el estrés?

  • La piel: Se provoca un desajuste entre las hormonas que incrementa la respuesta inflamatoria del cuerpo, puede causar obstrucción de los poros y formar sarpullido, acné, manchas o comezón.
  • La boca: Al debilitarse el sistema inmune disminuye la producción de saliva, atacando directamente dientes y encías además de producirse sensibilidad dental. También puede ser el causante del “bruxismo”, que consiste en apretar los dientes o hacerlos rechinar sobre todo en el momento de descanso.
  • El aparato digestivo: Las personas con ansiedad suelen experimentar malestar en el estómago, ya que el proceso digestivo está relacionado con el sistema nervioso central. Puede desencadenar enfermedades como síntomas del intestino irritable, gastritis, estreñimiento, diarreas o reflujo.
  • El corazón: Los constantes episodios de estrés pueden causar un importante  riesgo de problemas cardiovasculares. Así como el colesterol alto, presión arterial y problemas de circulación. Sufrir estrés aumenta el nivel de hormonas en la sangre, lo que puede dañar al corazón. También se acelera el ritmo cardíaco de manera considerable aumentando la velocidad para transportar la sangre.
  • Los músculos: La tensión muscular es el síntoma más común. Puede afectar a zonas como la espalda, el cuello o los hombros. Los nervios se encuentran más rígidos, se contraen los músculos y se comprimen las vértebras, causando rigidez muscular y dolor.

Síntomas psíquicos y físicos del estrés

Cansancio excesivo, tensión, irritabilidad, problemas de concentración, angustia o problemas para conciliar el sueño son sólo algunos de los síntomas psíquicos que pueden padecer las personas que sufren estrés en general o por una situación en concreto. Los síntomas físicos se manifiestan en boca seca, aumento de la frecuencia cardíaca, contracturas, rigidez muscular, problemas para respirar y/o manos sudorosas.

Recomendaciones

  • A sufrir episodios de estrés todo nuestro cuerpo y mente se resiente, es importante tener el control y tratar de enfrentar al desafío que supone el futuro.
  • Realizar ejercicios, practicar técnicas de relajación como yoga, Tai Chi, meditación.
  • Siempre existe la posibilidad de recurrir a un profesional en el caso de que nos encontremos desbordados por este malestar.
  • Mantener una actitud positiva, tomarse las cosas con calma, evitar discusiones y personas negativas.

 

Tratar de vivir en armonía y paz con uno mismo y el entorno, ¡para crear un mundo mejor!

Imágenes: Sha Wellness Clinic, Pinterest, Youtube.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *