Adelgaza con cenas saludables

Estamos en una época en la que todo el mundo se plantea ponerse en forma antes de la calórica Navidad. Pero en ocasiones notamos que  no bajamos y todo por detalles que arruinan todo lo que hacemos. La cena es una parte clave en todo esto, ya que es la última comida del día, y debe ser nutritiva pero ligera e hipocalórica.

¿Te suena la situación? Llegas del gimnasio o de trabajar hambrienta, porque no has tomado nada desde el mediodía, o quizás un tentempié que ha sido insuficiente. Sabes que deberías hacer una cena con nutrientes y saciante pero baja en calorías. Sin embargo, lo que te apetece en ese momento es algo rico, que suele ser calórico, como galletas, pizza u otras cosas que se pueden tener casi al instante. Ese es uno de los mayores errores en las dietas para adelgazar, estas concesiones que hacemos por puro cansancio.

Lo que debes hacer es no llegar con mucha hambre a la hora de la cena. Toma a rajatabla lo de las cinco comidas diarias, cena incluida y dos tentempiés que sacien, como una manzana y un yogur desnatado. Esto te ayudará a no tener tanta hambre a última hora del día.

Por otro lado, si no quieres caer en la tentación, no la tengas en tu casa. Si vas a la compra, que sea con el estómago lleno, para no dejarte llevar por los impulsos. Evita comida basura o hidratos que no aportan nada. Se trata de cuidarnos con lo mejor, evitando sumar peso sin adquirir nutrientes.

Otra buena idea es la de planificar las cenas o dejarlas preparadas. Siempre puedes decantarte por cosas fáciles y rápidas, como verduras a la plancha, un filete de pavo a la plancha, una ensalada con aliño de limón o un sandwich integral de pavo. Son cosas sencillas, y que se realizan en poco tiempo. Si tienes realizada la compra y todo planeado para cada noche de la semana, será más fácil no caer en la tentación.

Por la noche debes evitar los hidratos, ya que no se quema la energía. Céntrate en vitaminas y proteínas, con verduras, frutas o legumbres, todos realizados de forma sana, ya sea a la plancha, salteados o cocidos. Nunca vayas a por fritos y evita también las comidas preparadas, que cuentan con mucha sal y calorías, además de conservantes.

Imagen: flickr

Autor: Susana Garcia

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Siempre ceno algo ligero.
    Gracias por la información.
    Besitos

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *