10 Mitos sobre el acné… ¡Fuera máscaras!

Hay muchos dimes y diretes en torno a un problema dérmico por el que la mayor parte de los adolescentes tiene que pasar: el acné, pero… ¿qué tanto de lo que escuchamos es cierto?

Hay quien dice que si come chocolates o alimentos grasosos sabe que inmediatamente tendrá en su piel una protuberancia que no le resultará atractiva a nadie más que a las compañías que se dedican a hacer cosméticos astringentes.

Algunos otros dicen que la única forma de garantizar que tu piel quede libre de impurezas es lavando diariamente tu rostro con jabón neutro y que solo las pieles grasas de adolescentes lo padecen, Nosotras nos hemos dado a la tarea de investigar qué tanta certidumbre hay detrás de estos y otros rumores.

¿Lista para desenmascararlos?

El acné es provocado por las bacterias que deciden invadir los poros e instalarse en ellos, es como si una especie de “ocupante incómodo” decidiera vivir en una de las habitaciones de tu casa y comenzara a causar estropicios acumulando basura y ensuciando lo más que puede el breve espacio que ocupa.

Se desconoce porqué algunas personas lo padecen y otras no, pero se sabe que es parcialmente hereditario, sin embargo la mayor parte de los seres humanos han visto en alguna ocasión en su rostro a un desconocido que comienza a surgir, crecer y alcanzar su mayor nivel de expansión mientras nuestra tolerancia es inversamente proporcional y nuestra desesperación crece.

Desenmascaremos los mitos del acné

Mitos del acné

Mito #1 Le salió acné por no lavarse la cara todos los días

La higiene es fundamental para preservar nuestra salud y aunque la mayor parte de los factores que se ven involucrados en el surgimiento del acné son las hormonas, es necesario que todos los días se mantenga el rostro limpio ya que las bacterias en el medio ambiente así como las células que mueren cada día en nuestra piel pueden obstruir la correcta respiración de nuestros poros.

Sin embargo, de acuerdo a Wikipedia, el acné no es causado por la suciedad; este malentendido probablemente procede del hecho de que el acné está asociado con las infecciones de la piel.

De hecho, los bloqueos que causan el acné, ocurren profundamente, dentro el estrecho canal folicular, siendo imposible poderlos remover mediante un simple lavado. Estas erupciones se forman por las células y la seborrea creadas por el cuerpo humano. Las bacterias involucradas en el proceso son las mismas presentes en la piel.

El continuo lavado de la piel no solamente no reduce sino que en ocasiones puede llegar a empeorar un acné preexistente, debido a la posibilidad de que el jabón contenga sustancias comedogénicas.

Mito #2 La exposición frecuente al sol es buena para tratar el acné

El secreto en esta vida es el equilibrio, así es que si tu crees que el sol tiene propiedades astringentes porque elimina la grasa de tu cuerpo al hacerte sudar y eso puede generar que el acné desaparezca, estás en un error.

Cuando tomas la cantidad de sol adecuada puede ser que inicie un proceso depurativo en tu piel y que esta tenga una apariencia más saludable, sin embargo si continúas exponiéndote a los rayos solares en horarios no recomendados puedes provocar el efecto inverso, tu piel comenzará a resecarse y lo único que tendrá que hacer para compensar la falta de grasa es producirla ella misma, esto obstruirá tus poros y será el cuento de nunca acabar.

Mito #3 Comer frituras y chocolate hace que salgan granitos

Te saldrán “granitos” si padeces alguna alergia o intolerancia, pero esos granitos no tienen nada que ver con el acné y mucho menos se le parecen físicamente, el chocolate no es el responsable de la grasa que bloquea esos poros de tu rostro.

No obstante alimentos como las frituras, azúcar y demás tentaciones gastronómicas con alto contenido calórico son ricos en grasas, lo que favorece el aumento de las secreciones sebáceas, y por tanto podrían empeorar el acné si éste está ya desarrollado. En consecuencia, aquellas personas que ya sufren de acné se les recomiendan ciertas normas de higiene dietética, que, aunque no se considera un tratamiento como tal contra el acné, ayuda a no empeorar su evolución.

Mito #4 No me estreses porque me salen granos

Si tienes un hermano adolescente a quien le pides que haga de su recámara algo más habitable porque el hedor de sus calcetines sucios llegas hasta la sala y te contesta que no tiene tiempo porque está a punto de suspender 2 materias y que si lo sigues estresando su cuerpo reaccionará transformándolo en un ser mutante con problemas de acné agravados, ignóralo por completo y dile que busque un mejor pretexto porque el estrés no agrava el acné.

El estrés no es bueno para el cuerpo, acelera nuestro ritmo cardiaco, nos impide pensar con claridad, sin embargo si lo mantenemos en niveles “normales” esto no tiene porqué afectarnos, de acuerdo a la web kids health, si estás atravesando un periodo especial de tensión en tu vida, es factible que tu piel produzca más grasa o sebo, pero eso no significa que tendrás más granos.

¡Que ponga en orden su habitación!

Mito #5 Los puntos negros no son acné

Prepárate para la respuesta, porque aunque la lógica diría que únicamente las protuberancias o granos podrían considerarse como indicador de esta infección dérmica, los puntos negros, de acuerdo a la web de diversica, son considerados como acné ya que ellos acumulan en su interior células muertas.

De hecho los denominados “puntos negros” también son conocidos como “comedones” que es la eflorescencia primaria del acné, por esta razón los cosméticos que utilices deben tener la leyenda “no comedogénico”, esto querrá decir que no te bloqueará los poros.

Mito #6 Si padeces acné no puedes maquillarte

Actualmente en el mercado ya encontramos cosméticos que no obstruyen los poros, esta es la mejor garantía de que conservaremos la salud y belleza de nuestra piel por más tiempo.

Debes ser muy cuidadosa y lavar frecuentemente tus pinceles, brochas y esponjas con las que te aplicas el maquillaje para evitar la presencia de bacterias o complicar la situación si es que te ha aparecido algún incomodo “okupa” en un poro.

Una buena noticia para quienes padecen acné es que ya pueden encontrar cosméticos con peróxido de benzoilo y ácido salicílico que les ayudarán a remediar el problema, aunque siempre es necesaria la consulta previa al dermatólogo.

Mito #7 La exfoliación es mala para el acné

Un grano aparece cuando la grasa queda atrapada en el interior del folículo piloso sellado por las células muertas de la superficie de la piel. La exfoliación, por eso, ayuda a eliminar las células muertas y evita que se forme el grano, recuerda no frotar con demasiada intensidad ya que la piel del rostro es muy delicada.

Si aplicas demasiada energía para exfoliarte la piel y tienes algún brote de acné puedes irritar tu piel y extender la infección, de esta forma lo que creías que era una solución, puede convertirse en un problema mayúsculo.

Mito #8 Si te sigue brotando el acné todo se resuelve con más producto anti granos

Siempre es necesario visitar al dermatólogo y que no te auto recetes (ni medicamentos que puedas ingerir, ni cremas, ungüentos o mascarillas que puedas aplicarte), si crees que utilizando más de la dosis adecuada terminarás en la mitad del tiempo con el problema, te equivocas, puedes provocar que tu piel se reseque y ocasiones otros problemas que no tendrías porqué padecer.

Es importante que leas y sigas las instrucciones que te de el médico o el farmacéutico, generalmente el tiempo que tardará un medicamento en que veas los efectos será de 8 semanas, así es que tendrás que contar con mucha paciencia para no abortar la misión antes de tiempo, como casi todo en esta vida, la espera valdrá la pena.

Mito #9 Sólo los adolescentes sufren de acné

Falso completamente, aunque el mayor índice de casos se registra entre la pubertad y la adolescencia por los cambios hormonales, también puede aparecer junto con el ciclo menstrual o en momentos de mayor estrés.

Podemos hacer todo lo que está a nuestro alcance por minimizar la aparición de este tipo de lesiones en nuestra piel, vigilar nuestra alimentación, mantener una higiene adecuada, no abusar del sol e hidratar nuestra piel.

Mito #10 ¿La insatisfacción sexual causa acné?

Todos hemos escuchado en algún momento que algunos granitos pueden ser producto del deseo sexual insatisfecho, aunque muchos se molesten, tenemos que decir que esto no es cierto.

De acuerdo a la web acnedota, no existe una evidencia científica que demuestre que la masturbación pueda causar acné y que la abstención de sexo o las relaciones sexuales puedan curarlo. Ahora ya tienes una idea más clara de lo que sí funciona y lo que debes evitar para que los problemas de acné se agraven.

¡Cuida tu salud!

Ver Más…

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *