Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies - HD Sex Porn - HD Sex Porn

Mitos y verdades del verano

Desde que somos niños nos vienen repitiendo, verano tras verano, los rituales y otras leyendas urbanas -pesadas-  que hay que seguir para sobre vivir sin cortes de digestión ni riesgos al verano, en la playa o en la piscina. Pues bien, aunque las madres y las abuelas suelen tener la razón en la mayoría de las cosas, esta vez se han colado. La generación millennial está creciendo con mejores e innovadoras herramientas digitales, pero con los mismo mitos veraniegos.

Para acabar con ellos, y no confundirnos a la hora de escoger nuestro postre de verano -creyendo que va a mejorar nuestra digestión para meternos en el agua antes-, os hemos preparado una recopilación de verdaderos y falsos sobre estos mitos de verano. Toma nota:

¿Verdadero o Falso?

  • Tenemos que hacer dos horas de digestión: FALSO

Según la doctora Ana Bellon: “La digestión no se corta, es un proceso que no se detiene y que no sólo dura más de dos horas, sino que puede durar entre diez horas y dos días”. Cuando hacemos la digestión, la sangre se concentra en el estómago y si entramos en contacto con el agua fría lo que nos puede producir es esta bajada de tensión que, muchas veces, acaba en desmayo. Nada de creer que corremos el riesgo de ‘muerte’ por corte de digestión si nos bañamos, entrando poco a poco en el agua no corremos ningún riesgo.

  • En la piscina hay que entrar por la escalera: VERDAD

Tirarse de cabeza o zambullirse en el agua de una manera bruta y sin calcular distancias, sobre todo en la piscina, puede acabar con un buen chichón en el mejor de los casos. Si hay escaleras en una piscina ¿no será por algo? Para saltar ya están los trampolines -que no sabemos si son muy recomendados tampoco-.

  • Hay que ducharse con agua dulce: FALSO

Dejar la sal en nuestra piel no es tan malo como parece. En parte este ‘mito’ tiene su verdad reconocida -quedamos más limpios con agua dulce-, pero es un error si se entiende como que el agua salada puede hacernos daño a la piel. El agua del mar ayuda a hidratar nuestra piel incluso si luego nos damos un baño con agua dulce gracias a su actuación en los vasos sanguíneos de la piel y a su capacidad para eliminar toxinas y equilibrar los minerales en sangre.

  • El helado de postre nos ayuda a digerir  mejor la comida: FALSO

El helado de postre solo nos puede empachar más y añadirnos calorías a la comida, nada que ver con la digestión. Lo mejor para digerir bien la comida es una infusión o un té. La fruta y el helado sientan mejor a media mañana o media tarde.

  • El agua demasiado fría nos puede hacer daño: FALSO

Cuando hace calor un buen vaso de agua helada es imposible que no siente mal a la tripa. Como afirma Ana: “La necesitamos para regular nuestra temperatura corporal y, además, nos hidrata, una necesidad primordial en estos meses”.

Jugar en la sombra en las horas más fuertes de sol: VERDADERO

Obviamente mejor no exponerse al sol durante las horas de mayor incidencia, y mucho menos para jugar. La fatiga y el riesgo a padecer una insolación es mucho mayor y las consecuencias muy perjudiciales. Hay que exponerse a partir de las 17, beber constantemente agua -así sea muy fría-, y de poder ser utilizar gorras. Con el sol hemos de vigilar tanto como con el agua de la playa y las digestiones.

Lo mejor después de comer es echarse una siesta: FALSO

Sentimos decíroslo pero las sientas no son nada aconsejables, y menos después de una comida copiosa. No solo te engorda sino que puedes levantarte más cansado y con la sensación de no haber hecho bien la digestión. Mejor dejar pasar un rato después de comer, pasear, movernos un poco aunque sea recogiendo los platos o la cocina, o bien descansar pero reservando las horas de sueño para la noche.

Los niños no deben tener puesto el aire acondicionado: VERDADERO

Aun que no lo creamos, el aire acondicionado -todo artificial- puede provocarnos contracturas musculares, sobre todo a los niños. No solo estás comprando todas las papeletas para ganarte un resfriado con el cambio de temperaturas, el are acondicionado afecta a la piel, a los músculos y a nuestra salud en general. Optar por ropa fresca, ventiladores naturales, sombras y bebidas que nos refresquen -y si el aire se hace necesario nunca apuntarlo a nosotros de manera directa-.

No hay que correr o hacer ejercicio con la barriga llena: VERDADERO

Los niños acaban de comer y no pueden esperar un minuto para ponerse a correr o a jugar. Esto es lo que también perjudica a sus digestiones y les pone en peligro -más que el agua-. No es necesario ponerlos a dormir, pero esperar una hora, al menos, después de comer haciendo alguna actividad más relajada, será beneficioso para todos.

Imágenes: tupequeenmallorca.com, opandkids.com

 

 

 

Más sobre: falsos mitos | mitos | vacaciones | verano |
  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *