Las 10 ciudades europeas más dulces para los viajeros más golosos

El próximo 17 de mayo se celebra el World Baking Day

Los fans de los pasteles y las tartas, vamos… casi todo el mundo, están de enhorabuena ya que el 17 de mayo es el World Baking Day, que celebra los deliciosos esfuerzos de los reposteros y reposteras de todo el mundo. ¿Por qué no unir la pasión por viajar y por la buena comida?

Diez tartas tradicionales, el mejor lugar dónde probarlas, y, por si acaso, también cómo quemar las calorías acumuladas. Te ayudamos a conocer un poco más de estas ciudades acercándote a su cara más dulce.

 

Las ciudades más dulces de Europa

  • Viena – Sachertorte: Viena tiene el mayor número de cafés por habitante y además cuenta con una de las tartas más apreciadas por los golosos, la fantástica Sachertorte.

Dónde probarla: ¡el Café Sacher es el lugar para ti!

Cómo quemarla: explora los jardines de Belvedere, hasta llegar frente al impresionante “El beso” de Gustav Klim.

  • Paris – Tarte au Citron meringuée: el perfecto equilibrio entre la acidez de la cuajada de limón y la dulzura del merengue ha conquistado los corazones franceses desde el siglo XIX, ¡también puede conquistar el tuyo!

Dónde probarla: la pastelería Gérard Mulot.

Cómo quemarla: un paseo siguiendo el Sena hasta la cima de Montmartre o por los jardines de las Tullerías. Otra opción es ¡a escalones! Y, cómo no, nada mejor que los de la Torre Eiffel.

 

Tarte au Citron meringuée – París.

 

  • Lisboa – Toucinho do Céu: consiste en una tarta elaborada con azúcar a la que se le añaden almendras molidas, a veces gila dulce y finalmente una gran cantidad de yemas de huevo.

Dónde probarla: Pastelaria Faruque.

Cómo quemarla: visita el convento de Odivelas, un importante conjunto de arquitectura religiosa clasificado desde 1910 como Monumento Nacional. Otra opción es caminar por las coloridas y empinadas calles del barrio lisboeta de Alfama.

  • Zurich – Bündner Nusstorte: es una tarta tradicional suiza que consiste en una pasta de nuez caramelizada y cuyo origen está en el cantón de Grübunden, en el sureste del país.

Dónde probarla: Cafè Weber Bäckerei Konditorei.

Cómo quemarla: haz senderismo en Uetliberg, ¡te hará disfrutar de la mejor vista panorámica de Zúrich!

  • Londres – Victoria Sponge: esta torta tan esponjosa lleva el nombre de la reina Victoria, a quien le encantaba tomarse una porción con su té de la tarde.

Dónde probarla: Park Room at Grosvenor house

Cómo quemarla: el famoso Observatorio Real podría ser el punto de partida para seguir el meridiano principal durante una hora, y disfrutar de Greenwich.

 

Victoria Sponge – Londres.

 

  • Roma – Torta caprese: es un verdadero clásico italiano que lleva el nombre de la isla de Capri.

Dónde probarla: la panadería-cafetería Said dal 1923

Cómo quemarla: visita el Museo Vaticano y camina por los 7 km de longitud de sus salas. La alternativa es darte un chapuzón y nadar en el Tíber, ¡siempre que no haga demasiado frío!

  • Estocolmo – Prinsesstårta: Jenny Åkerström, su creadora, era la institutriz de las princesas Margaretha, Märtha y Astrid a las que tanto les gustaba esta receta que pasó a recibir el nombre de la “tarta de las princesas”.

Dónde probarla: el clásico café y panadería Tössebageriet.

Cómo quemarla: pasea por la “Montelius street”y así disfrutarás de una bonita vista sobre Estocolmo, acércate también a los alrededores del parque “Djurgården”.

 

Prinsesstårta – Estocolmo.

 

  • Madrid – Tarta de Santiago: sin un origen claro, esta tarta gallega se hizo famosa en todo el país gracias al Camino de Santiago y se puede encontrar en muchas panaderías, restaurantes o cafés.

Dónde probarla: el Museo del Pan Gallego

Cómo quemarla: hazte peregrino y comienza tu camino a Santiago desde Madrid, visita la Catedral y reza para que no te vuelvas adicto a la Tarta de Santiago. Como alternativa, siempre puedes acercarte al Parque del Retiro, alquilar un bote y quitarte las calorías de encima remando.

  • Berlin – Käsekuchen: la receta más antigua de la tarta de queso viene de Grecia, pero desde el siglo XVI la tarta de queso ha conquistado los corazones -y estómagos- alemanes.

Dónde probarla: Café Einstein.

Cómo quemarla: un paseo por la capital alemana te hará perder esas calorías extra, o si quieres un esfuerzo más evidente, coge aliento y sube los 300 escalones hasta Siegessäule.

  • Varsovia – Napoleonkaes una tarta de nata polaca hecha con dos capas de hojaldre, rellena de crema batida y decorada con azúcar en polvo o glaseado en la parte superior.

Dónde probarla: en Lukullus.

Cómo quemarla: explorando la ciudad o para ser más efectivo, sube las escaleras de los 42 pisos del Palacio de la Cultura y las Ciencias.

Déjate deleitar por las recetas y los lugares más dulces de Europa.

 

Fuente e imágenes: Holidu.es

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *