Este otoño escápate a Italia, pero la de los pequeños rincones

Italia es uno de los destinos turísticos favoritos por los turistas, no solo por su deliciosa y famosa gastronomía, también por ser la gran cuna de la cultura. Italia esconde rincones dignos de explorar y descubrir.¿Que os parecería un paseo por los rincones más desconocidos?

Lo buenos de las ciudades o pueblos de tamaños medianos es que solo se necesita un fin de semana para descubrirlos. Si lo que buscáis es una escapada de pocos días, estos pueblos de Italia tiene todo lo que vas buscando, verás porqué:

1. Parma: Si eres amante de la comida, y sobre todo de la italiana, no puedes pasar por alta la ciudad de Parma. Está considerada la capital gastronómica de Italia por su variedad y oferta en productos de tradición. Además de disfrutar de una de las mejores gastronomías que puede proporcionarte este país, Parma tiene un centro histórico interesante de visitar, que esconde el Palazzo della Pilotta, el Teatro Farnese -ópera más antigua del mundo- y la Piazza Garibaldi.

Entre otros puntos de interés, estos deberían ser, junto a la ruta gastronómica, visitas casi obligadas. Si además de los raviolis de calabaza (ahora muy otoñales) eres de los que no pasan a un primer plato sin el picoteo, Parma ofrece ambas versiones gastro y junto a un clásico de los vermuts, el spritz, se puede casi cenar con la variedad de sus tapas. Esta pequeña urbe esconde sin duda la misma esencia transalpina que la que puedan contener las grandes ciudades como Roma o Milán.

2. Bari: La ciudad de Bari se sitúa justamente en la punta del tacón de la bota italiana. Su paseo marítimo deja atardeceres imposibles de olvidar. Desde las mismas playas, alguna más famosa y de nombre peculiar ‘Pane e pomodoro’, también puede disfrutarse de estos atardeceres dorados.

Frente al mar, se levanta el Castillo del Monte y la Basílica de San Nicolás, dejando tras ellos un pequeño centro lleno de calles estrechas y tiendas con la mejor de las artesanías de tradición. Si el pueblo nos queda pequeño, nada como escaparse un día o medio día a Alberobello, la manera que tienen de hacer las bienvenidas son muy características y tienen su nombre propio, ‘trulli’. Apuntar Bari para la próxima escapada.

3. Mantua: Es una ciudad imprescindible, hay que visitarla sea como sea, pues su arte y su historia no os decepcionaran. Mantua está entre Verona y Parma y desde ella se hace camino también hasta Milán. Su centro histórico conserva cientos de pórticos y otros patrimonios históricos.

Desde sus plazas, hasta sus fachadas, encandilan con solo mirarlas y enamoran a cualquiera. Mantua está rodeada de lagos que hay que voltear, sin dejarnos las visitas a la Piazza Sordello -donde se encuentra el palacio Ducal-, la torre de la Gabbia o el Palazzo Bonacolsi. Y muchas otras plazas más que solo entenderéis el valor que se le otorgan una vez piséis esta tierra Italiana.

4. Módena: Lugar también llamado Emilia Romagna, esconde ciudades con encanto histórico, cultural y, sobre todo, gastronómico. Algunas de las catedrales y plazas más bonitas de Italia están aquí, como la Piazza Grande y la catedral que se alza en su centro y por supuesto el Palazzo Ducale.

Si algo nos viene a la cabeza al decir ‘módena’ es el vinagre balsámico, y es que así es, de Módena nace este clásico de los aderezos y si habéis decidido visitar esta ciudad, no podéis iros sin probar su marca de la casa junto a la mejor pasta fresca. Los museos tiene su lugar también, pero para aquellos amantes del motor, en Módena tenéis el museo Ferrari. Módena es una de las opciones más completas si buscáis escapadas variadas y ricas en todos los sentidos de la palabra.

5. Trento: La ciudad de Trento es famosa por muchas peculiaridades, se considera también la ciudad escogida por más universitarios. Situada en el Valle Adigio, destaca sobre todo por la belleza de su Piazza del Duomo, la Catedral de San Vigilio, la fuente de Neptuno (símbolo de la ciudad) y por la torre del Palazzo Pretorio que esconde el Museo Diocesano Tridentino. Esta ciudad llena de plazas de arquitectura exuberante y bella, y amplias terrazas, es sin una una magnifica ciudad a escoger para escaparte un fin de semana. La cultura, la belleza y el buen comer están más que asegurados.

No dejéis de escoger Italia como destino turístico, pero abrir vuestros horizontes y atreveros a visitar aquellas ciudades poco conocidas y turística mente reconocidas. El encanto y la tradición son más arraigados y auténticos en estas pequeñas y medianas urbes italianas.

Imágenes: elle.es

Autor: Elena Cano

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *