El arte de hacer ‘cake pops’, ¡apunta la receta!

Si tenéis algún evento especial a la vuelta de la esquina y queréis hacer algo original y creativo, los cake pops son vuestra solución. Ideales para toda la familia, son un delicioso postre fácil de preparar y de muchos gustos diferentes. Nosotras os hablamos de esta tendencia en pastelería que cada vez es más popular en nuestro país.

Los cake pops son un postre en forma de piruleta. Son una original y creativa forma de comer pastel en pequeñas cantidades – y con una presentación muy divertida -. Los más clásicos suelen estar recubiertos de chocolate con pequeñas virutas de azúcar, pero en los postres no hay nada escrito. Se pueden hacer con galletas oreo, con sabor a frutas tropicales, con formas de animales – a los más pequeños les encantará – o del sabor y color que os guste más.

Se hacen a partir de trozos de pastel, los cuales los recubrimos de chocolate y los clavamos a un palillo para que acaben convirtiéndose en los pasteles de piruleta finales. Después hay que dejarlos en el frigorífico para que se solidifiquen y ya los tendremos listos. Si nos apetece decorarlos a nuestro gusto, podemos darles el toque final con detalles comestibles. 

Los cake pops son un postre ideal en fiestas y eventos importantes: ya sea en un evento corporativo, en una fiesta de cumpleaños o el día de tu boda, son el complemento perfecto para triunfar entre tus invitados. Incluso si tenéis que hacer un detalle a alguien especial y no queréis arriesgaros con un regalo, optad por los cake pops.

cake-pops

Si queréis probarlos, la mejor forma es hacerlos vosotras mismas. Sí, sabemos que requiere tiempo y esfuerzo, pero es una forma divertida de entretenerse y adquirir nuevas habilidades culinarias. La cadena Starbucks ofrece este producto en algunos países, y en pastelerías especializadas los podréis encontrar.

Os damos una receta para principiantes, a base de mascarpone gracias a Receta Cake Pops. Necesitaremos:

– 300 gramos de bizcocho de chocolate
– 150 gramos de queso mascarpone
Candy melts o chocolate para fundir
– Palitos
– Fideos decorativos

Primero hay que desmigar el bizcocho o pastel y mezclarlo con el mascarpone hasta conseguir una pasta compacta. A partir de esta masa compacta, hacemos bolitas de tamaño normal, intentando que todas sean más o menos iguales. Una vez las tengamos todas, dejarlas reposar en el frigorífico durante 45 minutos. Durante este periodo de tiempo, fundimos el chocolate para después recubrir las bolitas con él. Clavamos los palitos a cada una de las bolitas, procurando no perforarlas en exceso. A continuación introducimos cada bolita en el chocolate para que queden recubiertas y apetitosamente comestibles.

cake_pops

Una vez las tengamos todas recubiertas, las metemos otra vez en el frigorífico unos minutos y ya estarán listas para ser degustadas.

¿Os apetece probarlos? ¡Sed creativas y probad combinaciones nuevas!

Imágenes: Pinterest, candiquik, lekué

Autor: Liz Claverí

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *