Copenhague y una nueva pequeña isla

Ya son varias las capitales europeas, con salida al mar, que han ido innovando para brindar mejores espacios costeros para el disfrute de sus habitantes.

En este sentido, Copenhague ha iniciado ya un proyecto curioso para sumarle islas artificiales en el puerto sur de la ciudad. Ya se puede observar -e incluso usar para distintos fines- la primera de lo que será un total de diez pequeñas islas.

Hace ya unas décadas que la capital danesa comenzó con las tareas de limpieza y mejora de su costa, muy contaminada por entonces. Hoy, uno ya puede darse un chapuzón allí sin problemas. Pero con el tiempo, los cambios han ido más allá y se construyeron distintas infraestructuras, como el centro acuático, compuesto por piscinas marítimas, trampolines y zonas infantiles. Este sitio recibe cada año la visita de miles de locales y turistas.

 

 

Isla flotante” es el nombre del proyecto -ideado y liderado por los arquitectos Marshall Blecher y Magnus Maarbjerb- que busca dar nueva vida a viejos puertos industriales de la ciudad, en este caso, al sur. Ya cuenta con la primera isla flotante artificial, un singular espacio de 25 metros cuadrados, donde se pueden hacer desde barbacoas o pescar, hasta celebrar una boda con una vista muy particular.

Según se especificó, esta isla fue construida de forma tradicional, con madera como su material principal, y con un gran tilo en el centro. Las restantes nueve islas que la seguirán, se harán siguiendo las mismas premisas. La idea es que quede un archipiélago que pueda unirse para celebraciones especiales, como festivales o similares.

 

 

Mientras estén separadas, cada una tendrá un propósito: una de ellas tendrá una sauna. Otra, jardines, e incluso una de ellas estará destinada como plataforma de buceo. La idea de los arquitectos es ir moviéndolas a diferentes zonas, por ejemplo, a aquellos puntos menos explorados de la ciudad, para catalizar el flujo de habitantes hacia nuevos lugares.

El proyecto persigue dos objetivos principales. Por un lado, crear un nuevo tipo de espacio público que aporte “un poco más de fantasía y de vida” a la zona y pueda competir con “la tendencia hacia la privatización y el sobredesarrollo de los puertos”. Pero además, se busca “reimaginar la relación entre las ciudades y el mar en un momento de gran desarrollo urbano y de subida del nivel de los océanos”.

Por todo ello, el equipo de profesionales también está trabajando en la construcción de nuevos diseños flotantes para sus costas, entre los que se cuentan un mercado de pescado y una cabaña.

Interesante lugar para nuestra lista de pendientes de visita ¿No crees?

Imágenes: Traveler

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *