Cómo prevenir la adicción de los jóvenes a la tecnología

Los niños de hoy en día nacen y crecen rodeados de tecnología. Estamos ante una nueva generación de niños que son nativos tecnológicos. Están acostumbrados a ver a los padres trabajar y divertirse con la tecnología, convirtiéndose en algo habitual en la vida de los pequeños.

La revolución digital ha cambiado la forma en la que los niños acceden a la información en las plataformas digitales. Los jóvenes usan las tecnologías de forma natural y aprenden casi de forma innata. Las formas de comunicación han cambiado y muchos son los que temen que, en unos años, los niños ya no sepan relacionarse.

 

La adicción a las nuevas tecnologías es un problema común entre los jóvenes

 

Pese a ser una generación más sana en todos los sentidos que la anterior, los jóvenes de hoy no se consideran del todo felices. Y parte de la culpa la tiene la tecnología o el uso inadecuado de ella.

Pero, ¿Cómo prevenir la adicción de los jóvenes a las tecnologías? Educando a los niños ya desde pequeños enseñándoles a ser críticos con la sociedad y a crecer de una forma sana, a nivel físico y mental. Que aprendan a hacer un uso adecuado de la tecnología es muy importante para ir cogiendo buenos hábitos de consumo. También es importante alertarles y que conozcan tanto lo positivo como lo negativo del mundo digital.

¿Cuál es el momento idóneo para facilitar un teléfono móvil a un niño? Cuando creas que está preparado. Cada niño madura de forma distinta y hay que saber identificar el momento en el que puedes ponerle la tecnología a su alcance. Es una decisión que crea muchas controversias y que genera enfrentamientos pero, hay que tomarla con calma y teniendo en cuenta el bienestar del niño, no la presión social.

Analizar conjuntamente las razones por las que entregar el teléfono móvil, tablet o ordenador al niño es importante. Y cuando lo hagas, recuerda que debes establecer normas para que el niño entienda que no puede usarlo a su gusto porque hay ciertas restricciones, por su bien. No se trata de prohibir cosas, se trata de enseñar a los niños a hacer un buen uso de la tecnología. 

Es muy importante fijar reglas. Nada de móvil a la hora de comer ni de dormir, ni mientras se hagan los deberes y tareas del hogar. Es primordial que el niño sepa vivir sin tecnología. De vez en cuando, intentad entre todos daros un respiro y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

 

Así jugaban los niños cuando no existían las nuevas tecnologías

 

Recomendamos que desde el hogar se configure un plan que limite el uso de la tecnología. El niño a la larga lo agradecerá. Además, podrá dedicar más tiempo a realizar actividades que por la edad que tiene le pertenecen. Jugar con sus amigos -sin el uso de ninguna máquina-, es una de las más importantes.

Educar a los niños a no tener prejuicios y a comprender la multitud de culturas diferentes hará que crezca con la mente mucha más abierta y, como consecuencia, mucho más feliz. Existen aplicaciones maravillosas para los niños, pero siempre deben ser supervisadas por los adultos para garantizar el bienestar y una moderación de las horas de uso de la tecnología.

No hay que prohibir, hay educar en responsabilidad.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *