Viste según tu constitución gracias a los consejos de la estilista Raquel Pez

“Raquel Pez es, en esencia, la propuesta creativa de nuestra diseñadora de moda Raquel Pérez, con algunos años ya en esto de la moda, tanto en tareas de diseño y realización de prendas como en producción de estilismos para prensa y spots de televisión”. Así presentan desde su página web, donde podrás ver sus colecciones el trabajo de esta diseñadora y estilista que trabaja en la revista Clara aconsejando a sus lectoras cómo sacar todo el partido a su armario en cada número.

Como leemos en la página de Raquel Pez, “Lo vaporoso no tiene por qué ser pavoroso” y ésta es, en esencia, su filosofía para crear sus prendas de ropa que son arte para llevar encima.

“Mi padre cose, en mi casa siempre he visto coser, tenía un taller y siempre estaba cosiendo. Yo quería estudiar moda pero por circunstancias terminé estudiando diseño gráfico pero me seguía gustando la moda. Cuando terminé diseño gráfico empecé a estudiar patronaje y a coser, pero no me veo ganándome la vida con ésto.
Es muy sacrificado y es un mundo que o estás muy bien apadrinado o es muy difícil destacar”.

Así responde Raquel Pez cuando le preguntamos por su trayectoria, que sin duda va a dar mucho más de sí. Nosotras hemos querido charlar con esta diseñadora y estilista para que nos de su punto de vista sobre la moda, nos explique más sobre ella y su trabajo y nos aconseje a la hora de vestirnos.

¿Cómo empezaste a diseñar?

Así, en serio, casi diez años. Me gusta comprar telas en diferentes lugares para poder hacer mi ropa. Mezclo telas y logro diferentes modelos muy personales. Los coso yo misma. Me gusta mucho hacer patrones. Por ejemplo, no me gustan las prendas sin forma sino que yo las hago para que se adapten al cuerpo, y me gustan las prendas hechas para cada persona, por ejemplo, con un escote especial, un corte en la espalda diferente o unos encajes.

Diseño de Raquel Pez

¿Te guías por la moda del momento para crear tus modelos?

No, pero no se puede negar que al trabajar con la moda conoces todas las tendencias y esto te influye. De todas maneras, voy bastante a mi aire. Por ejemplo, unas vacaciones en Ibiza ví unos camafeos rusos, compré unas cuantas telas acordes y pensé: “Mira, pues este invierno voy a hacer una colección rusa”. Y justo al siguiente año dio la casualidad que se puso de moda, pero yo voy por libre. Hago lo que me gusta.

¿Qué ropa te gusta?

El estilo que me gusta es retro. Las cosas que tienen un aire de otra época, que las telas están fuera de la moda. Por ejemplo, si este año se lleva mucho el estampado del logo Gucci, pues yo suelo irme al lado contrario y apostaré por los lunares. Me interesan las cosas distintas. Me gusta mucho trabajar con colores. No soy de hace colecciones enteras de negro para que se vea el patrón y la arquitectura de la prenda. A mí me gusta trabajar mezclando cosas que en principio podría parecer que se llevarían mal: por ejemplo, marrones con rosas.

Moda diferente para gente diferente

¿Tienen tus colecciones un denominador común?

Entre ellas no, claro que siempre impregno mi estilo en ellas pero dentro de ellas sí que cada una tiene una película, tiene un nombre, pero dentro de esas colecciones te puedes encontrar cosas muy distintas: no soy de hacer un patrón de falda, un patrón de blusa y basar todos los diseños en esos patrones.

Mis colecciones tienen unas 48 prendas, 50 como mucho y de éstas al menos hay 15 o 20 patrones distintos.

¿Te gustan estas creaciones?

¿Crees que el trabajo de los grandes diseñadores está sobrevalorado?

No lo veo sobrevalorado, veo que está totalmente fuera de la realidad. Las grandes marcas de la industria del lujo juegan con unos precios que no se adaptan a la realidad. Estamos hablando de lo mismo que pasa con los futbolistas o los corredores de Fórmula1. Es absurdo que un señor por conducir un coche cobre millones y millones. Lo que sí que veo es que la gente no tiene percepción de la realidad porque a veces, estos grandes diseñadores hacen prendas horribles, se las ponen tres famosas y van corriendo a buscar la réplica a las tiendas baratas.

¿Piensas, entonces, que la gente se deja llevar mucho por las tendencias?

Totalmente. Hay cosas que no se entienden. Por ejemplo, los bolsos con el logo de Louis Vuitton que ahora están en cualquier mercadillo en su versión falsa, y la gente los compra como churros porque es como si pudieran acceder a un trocito de lujo que son horrendos. Objetivamente, ése bolso no es bonito pero la gente, por el simple hecho de poder llevar algo que le acerca al lujo, se lo compra.

¿Cómo definirías tu ropa?

Ecléctico y muy femenino. No soy partidaria de afear a la gente. Estos sacos enormes o prendas que caen mal no me interesan. Me gusta trabajar el patrón ajustándolo a la forma femenina. Hay muchas marcas que trabajan haciendo los patrones igual por delante que por detrás y claro, no se paran a pensar, por ejemplo, en que las mujeres tenemos más volumen en la parte del pecho. Marco cintura y el cuerpo de la mujer resaltando su feminidad. Me gusta hacer prendas que se adapten al cuerpo perfilándolo, no embutiéndolo.

Moda para gente que no quiere ir a la moda

Hago ropa muy ponible pero la mayoría de gente la suele ver muy atrevida, creo que por el colorido. Pero el secreto está en saber combinarla. Cuando hago la ropa ya me la estoy imaginando puesta en la modelo, sus complementos, la música del desfile… Me gusta pensar globalmente. Y si hiciera mi ropa para que me saliera rentable, haría otro tipo de prendas. Trabajo, a parte de con las diferentes colecciones, haciendo algunas prendas a medida, hago trajes de fiesta incluso novia para mujeres que no quieren ir tradicionales. A veces trabajo por encargo sobretodo para esa gente que le horroriza esa ropa de fiesta tan recargada, esos trajes con volantes, con puntillas y con lentejuelas.

¿Para quién va dirigida tu ropa?

Para gente que le guste ir distinta a los demás y no sigan la moda, que no sean estas obsesionadas con imitar los trapitos de las famosas. No para la gente que va al Zara y se compra la imitación del vestido de Gucci o de Dolce&Gabbana. Gente que quiera ropa con personalidad. Es para gente que le horroriza ir uniformada y que vayas por la calle o una fiesta y te encuentres a otra vestida igual que tú.

Diseños eclécticos

¿Cómo te planteas tu carrera como diseñadora?

Yo me lo tomo como un escape artístico. Es como la gente que trabaja y luego pinta. Pues yo, como se me da fatal lo del pincel, pues cojo telas y un patrón y me pongo a coser.

¿Qué famosas, en tu opinión, visten fatal?

Hay gente que para el dinero que tiene, me horroriza cómo viste. Todo lo que suena a realeza, alucino que gente que tiene este poder adquisitivo vaya tan horrible. Y que digan que la monarquía se ha modernizado, me dan ganas de reírme. ¿Pero cómo que os habéis modernizado? Pero mirad cómo vais vestidas. Menos casos excepcionales como Rania o Noor de Jordania. No te digo que se pongan todas transparencias, pero que se quiten ya esos zapatos de tacón rekikos, esos vestiditos de blonda o su ropa de sport tan rancia: el mocasín con el pantalón chino beige…

Fatal vestidas, te diré que hay gente que con el físico que tiene, no le saca nada de partido, como Giselle Bundchen que es espectacular, tiene acceso a las principales marcas y va super ordinaria.

Las actrices en España tampoco me gusta en general cómo van vestidas. Las ves que el día a día van muy ordinarias y se van a una fiesta y aparecen todas puestas con esos vestidos de Antonia, con esa caída, esas gasas y esos vuelos.

Moda femenina

¿Y qué famosas te parece que visten bien?

Hay muchas actrices jovencitas americanas que me gusta cómo visten, por ejemplo, Kirsten Dunst, Maggie Gyllenhaal, Sienna Miller. Que van, a primera vista, un poco descordinadas y zarrapastrosas pero que tienen mucha gracia y estilo vistiendo. Sarah Jessica Parker, que es una chica fea pero tiene chic y elegancia y que sabe combinar prendas muy dispares. Por ejemplo, las chicas de la serie de Sexo en Nueva York (sus personajes en la serie), que llevan estilismos que son una gozada.

Kate Moss va siempre bonísima, o las hermanas Olsen, que están anoréxicas perdidas pero que van siempre muy bien. Ese rollo que llevan de ponerse un vestidito y luego algo super viejo, super grunge, esa mezcla casual me gusta mucho.

¿Qué famosa sería un referente de estilo?

Las que van a una fiesta y van elegantes pero no se ponen el vestido obvio de Gucci que sale en todas las revistas sino que de repente aparecen con un vestido de Nina Ricci o de Balenciaga. Las cosas muy perfectas y la gente muy perfecta no me gusta. Esta gente que va toda conjuntada de arriba abajo me pone nerviosa.

Ropa para mujeres seguras de sí mismas

¿Y en cuanto a los hombres?

A veces miro la lista de los más elegantes y me horrrorizo. Por ejemplo, el Príncipe Felipe, que siempre lleva un traje cinco tallas más pequeño de lo que necesita, pues no entiendo cómo lo ponen como elegante. O de repente ves a George Clooney en una premiere con un smoking y dices: pues mira, éste sí que va bien. Con esto te quiero decir que no soy anti traje, depende de cómo te lo pongas. Es que a mí los hombres me gustan más sobrios en el vestir. No soy partidaria de las estridencias para ellos.

 Por ejemplo, la gente que habla de la elegancia de Johnny Deep a mí me horroriza este hombre. Cuando va con unos pantalones medio bombacho de rallas con una pajarita y una chaqueta rota me parece horrible. No me gusta la extravagancia en un hombre, sí un ligero desaliño.

Lo vaporoso no tiene por qué ser pavoroso

¿Qué diseñadores te gustan?

Nicolas Ghesquière’s de Balenciaga, que es un genio. Pero aunque me fijo en los diseñadores, yo voy por libre. Me gusta mucho Marni y Prada como firmas. Me gustan los diseñadores que arriesgan con ideas y los que saben mezclar muy bien los distintos materiales y complementos. Moderno pero ponible, con una idea detrás.

¿Cuáles son los must de esta temporada de verano en tu opinión?

Claramente, el hecho de llevar vestido y, en concreto, el minivestido que quede por medio muslo. También prendas con mucho volumen y marcar la cintura. En cuanto a colores, el azul eléctrico. Estampados: los geométricos y en cuanto a complementos, los tonos metalizados: bolso y sandalia metalizados. Me horroriza la costumbre de llevar el bolso y el zapato igual y ponerte demasiado bisutería como un árbol de Navidad. Me gusta el estilo desaliñado, no estudiado.

En cuanto al minivestido, ¿qué pasa si tienes mucha cartuchera?

Puedes utilizar el minivestido con un pitillo debajo. Los leggin, pueden ser un suicidio estético o algo que quede muy bien. Un legging bien llevado para disimular, se lleva con taconcito, nunca zapatos planos y a la mínima que le salga una bolita al legging, a la basura porque queda fatal llevar esta prenda gastada o demasiado ceñida.

Raquel Pez dará mucho que hablar

Y las maduritas, ¿también con minivestido?

Pues en este caso sí se podrían poner un legging de media más tobillero y te pones un zapato de salón alto. Según en qué ambientes, de vacaciones, puede llevarse tranquilamente para dar un aire juvenil, con una sandalia dorada y un poco bronceada. Llegas a la ciudad y te pones tu tejanito debajo, un zapatito bonito, un cinturón, y ese vestido lo aprovechas. Opto por las maduritas que visten juveniles, pero no porque se pongan la ropa de cuando tenían 20 años. Colores alegres y estampados. Siempre que la gente se sienta segura, que es muy importante. Librarse de complejos estúpidos que te limitan mucho a la hora de vestir.

¿Y en cuanto a los complementos?

Pulseras anchas y rígidas de cualquier material: madera, plástico, nácar… sobre los brazos desnudos. Brazaletes también y los pañuelos cogiendo una coleta de seda, gasa, algodón…

¿Qué no debería ponerse una mujer muy alta y delgada?

Un vestido largo recto.

¿Y una muy alta y gordita?

Estampados estridentes.

¿Bajita y delgada?

Un vestido muy corto de tirantes a la altura de la rodilla, que te acorta la pierna. Tampoco vestir de negro. Las faldas de vuelo con cancán y las pamelas ni hablar. Tampoco complementos grandes: maxibolsos, collares enormes…

¿Y una chica bajita y con curvas?

Ropa entallada que no marca y siempre con escote o con prendas que dejen ver algo de piel: el brazo, el cuello… Nunca bailarinas o zapato completamente plano.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Estoy pensando en hacer una colección para niña. Hombre no porque para mí la ropa de hombre tiene que ser más sobria, y yo no me divertiría haciéndola.

La diseñadora y estilista Raquel Pez

¿Qué consejos das a las lectoras de Nosotras para acertar con la ropa?

Mirarse en el espejo y analizarse. Recordar qué colores y cortes de quedan bien y no comprar ropa a diestro y siniestro sino sólo aquellas prendas que te favorezcan. Vas acertando más cuando van pasando los años.

Si te interesan las creaciones de Raquel Pez y quieres contactar con ella o visitar su taller show-room, puedes llamar al teléfono 666 04 94 89 o enviarles opiniones o sugerencias al su correo electrónico raquelpezmoda@mixmail.com.

Autor: Jesus del Pozo

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *