Tendencias suicidas: ni aunque te lo diga Coco Chanel

Hay prendas que le quedan bien a algunas personas y a otras no, otras que rozan el límite del buen gusto y algunas que pueden entrar en el saco de “hay gustos para todo”. Pero hay otras que merecen arder en el infierno de la moda y que no deberías llevar ni aunque se te apareciese la mismísima Coco Chanel a decirte que lo hagas. Toma nota.

Si la semana pasada hablábamos de las prendas que por sentido del ridículo no deberías llevar pero que posiblemente, yo incluida, te acabases comprando, esta semana vamos a tratar el tema de las prendas que no deberías ponerte bajo ninguna circunstancia. Antes con una hoja de parra que con ellas, te lo decimos por tu bien estético.

Lo que más llama la atención es que estas prendas tan terribles se han puesto de moda y desde las celebrities hasta la choni que se las ha comprado en el mercadillo de su barrio las llevan con garbo ante mi atónita mirada que no consigue explicarse cómo unas botas tan rematadamente feas como las Ugg han llegado a salir al mercado. La explicación de “Son calentitas” no me sirve, advierto, porque también es calentita una bata de boatiné y no te la pones para salir a comprar el pan (bueno, algunas Señoras Locas si, pero ellas están en otro nivel).

Las Ugg (si hasta su nombre lo dice: ¡Uggggh!) son sólo un ejemplo aislado de los crímenes estéticos que andan por ahí circulando con total normalidad. Pero hay más y lo más sorprendente de todo (el gran poder de la moda) es que hace solo un año si hubieses salido con alguna de esas prendas a la calle la gente te hubiese apuntado con el dedo y hubieses sido la vergüenza de tu familia y amigos.

En la siguiente galería puedes encontrar algunos ejemplos de esas prendas que no deberías ponerte jamás. Y si ya tienes alguna, lo sentimos, pero tírala.

Imagen de Top Shop.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *