Ponte divina para ir de ceremonia

Estás invitada a una boda, bautizo o comunión y no sabes qué ponerte. La elección del vestuario se convierte en toda una odisea, pero Nosotras te da las claves para lucir perfecta en esta ocasión tan especial.

No te dejes llevar por la tentación. El vestido que le queda tan bien al maniquí puede que no vaya contigo. Lo más importante es que busques un traje que realce las partes más bellas de tu cuerpo y disimule esas que no te gustan tanto.

En verano los escotes en el pecho y en la espalda se vuelven muy generosos, pero cuidado, no hay que caer en la ordinariez. Recuerda que es más sexy insinuar que enseñar. Puedes decorar un bonito escote con un delicado collar de perlas. Los complementos deben colocarse a cuentagotas para no acabar como un árbol de navidad.

Esta temporada los rojos y fucsias se imponen con mucha fuerza. Son colores para atrevidas ya que son muy vistosos. Si quieres pasar más desapercibida puedes optar por un vestido de color pastel o un traje chaqueta que combine un tono de camisa y otro de pantalón.

Si la ceremonia es de día, no hay que ostentar demasiado en brillo ni pomposidad. Los colores claros pueden combinarse con otros más vivos sin ningún problema, con telas de lino o algodón. Los vestidos suelen llevarse por debajo de la rodilla o justo por encima, nunca más cortos.

Por la noche la fantasía cobra vida y los tejidos brillantes, los brocados y la pedrería ganan protagonismo. Si el evento es por la tarde-noche, aunque el vestuario es más formal y se suele ir de largo, puedes dar rienda suelta a la imaginación y engalanarte en mayúsculas. El truco está en no sentirse disfrazada y apostar por la comodidad a la par que por el diseño.

Si la celebración es religiosa procura cubrirte cuando entres a la iglesia. Un chal o una torera te servirán para la ocasión. De todos modos, aunque no entres en ningún edificio religioso, un complemento para llevar encima del vestido dota de elegancia y sirve para resguardarte del fresco o del aire acondicionado.

Una cartera para guardar el pintalabios, el móvil y las llaves será más que suficiente para la ocasión. No se te ocurra llevarte un saco enorme y media casa a cuestas ya que perderías en glamour. Los mini bolsos de mano son los ideales.

Recuerda que en una boda no debes vestirte en color blanco ni en negro y no debes, bajo ningún concepto, eclipsar a la novia. Ella es la auténtica protagonista, tú, si no tienes pareja, dedícate a ligar.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *