Los vestidos más caros del mundo

Elie Saab Haute Couture Spring/Summer 2012

Desengañémonos. A no ser que alguna de las afortunadas (y multimillonarias) propietarias nos deje probarnos uno de estos maravillosos vestidos o que seamos celebrities nominadas a un Oscar, las posibilidades de que lleguemos a ponernos un espectacular modelazo de Alta Costura son muy escasas.

Los vestidos más caros del mundo se encuentran en la categoría denominada Haute Couture (alta costura), esta denominación francesa está protegida de manera que no se puede dar esta categoría a cualquier vestido por bonito que sea. Primero debe cumplir una serie de requisitos para ser reconocido como tal. Estos requisitos los fija la Cámara Sindical de la Alta Costura.

La calidad y exclusividad que definen la Alta Costura

Para empezar, un vestido que haya obtenido la calificación de Haute Couture tiene que estar hecho a la medida de la clienta y de forma completamente artesanal. La máxima exclusividad es un requisito esencial de la Haute Couture y la única manera de asegurar que el modelo en cuestión es único e irrepetible es confeccionándolo sin recurrir en absoluto a procesos de producción en serie. Todos los vestidos de esta categoría están hechos a mano implicando más de 100 horas de trabajo artesanal en la realización de cada uno de ellos.

Los materiales en los que están realizados estos vestidos son de una calidad superior, tales como ricas telas con pedrería, estampados, bordados y encajes aplicados manualmente.

Pero todos estos requisitos no son suficientes para que un taller de moda pueda decir que fabrica vestidos de tal categoría. Para que se considere que oficialmente confecciona vestidos de Haute Couture debe además recibir una invitación por parte de la Cámara Sindical.

Una de las casas más prestigiosas de Haute Couture es Chanel, que cuenta con la mano del veterano Karl Lagerfeld para concebir sus vestidos de ensueño. Otras casas de renombre en el mundo de la Alta Costura son Jean-Paul Gaultier, Christian Dior, Givenchy, Versace, el recientemente estrenado de forma oficial Giambattista Valli o Ellie Saab, que se ha hecho muy popular gracias a los modelazos que ha cedido a muchas celebrities para que los pasearan por la alfombra roja en las galas de entrega de los Óscar.

¿Cuánto pueden llegar a costar los vestidos más caros?

El precio de estas creaciones suele oscilar entre los 50.000 y 200.000 euros. Pero por si esto pareciera exorbitante, hay vestidos que han llegado a superar de pleno los 200.000 euros.

El que se ha registrado como el vestido más caro del mundo hasta la fecha ha alcanzado la friolera de 30 millones de dólares. Se trata de un vestido con nombre propio “El Ruiseñor de Kuala Lumpur”. Concebido por el diseñador malasio Faisol Abdullah, es un impresionante vestido de gala confeccionado en seda taffeta de color burdeos, con 700 diamantes auténticos aplicados manualmente y con un espectacular diamante de 70 quilates tallado en forma de lágrima en el escote.

Más sobre: alta costura | haute couture | vestidos |