Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies - HD Sex Porn - HD Sex Porn

Tú y los tacones: Una historia de amor posible con estos trucos

Nos encanta estrena tacones, pero siempre que no impliquen rozaduras, tiritas y vendas. Para las que sufrimos de dolor de pies crónico, incluso con las chanclas de la playa, eso de estrenar zapatos nos da más pánico que ilusión y es una lástima, porque como dicen, no hay más felicidad que una niña con zapatos nuevos (pero ese no es nuestro caso).

El caso es que estamos cansadas de utilizar tiritas que a los 5 minutos se caen y al final hemos desperdiciado el dinero. Estamos cansadas de ir a la tienda y comprarnos los zapatos más buenos para que no nos hagan daño y al final lo hagan. ¿Qué hemos hecho para merecer esto? Es por eso que os traemos una serie de trucos para que el dolor de pies se vaya a otra parte – fuera del cuerpo – y puedas disfrutar de la fiesta.

Lo peor de llevar tacones es que a veces nos duele mucho la planta del pie, justamente debajo de los dedos. Un truco para evitar esta molestia es unir los dedos corazón y anular con un poco de esparadrapo. El motivo es porque hay un nervio que se divide en dos entre los dedos de los pies y provoca dolor cuando se ejerce presión sobre él y al juntar estos dos dedos, se elimina la tensión del nervio.

  1. Caminar dando pequeños pasos y apoyando primero el talón puede parecer muy evidente, pero a veces no prestamos atención a cómo andamos.
  2. No corras. Caminar rápido con tacones puede acabar mal y provocar lesiones. Tómate tu tiempo y recuerda que cuando más despacio más confianza tendrás.
  3. Mantén la postura hacia atrás, pero no demasiado. De esta forma, contrarrestarás la tendencia que tenemos al andar con tacones de inclinar el cuerpo hacia delante.
  4. Arquea ligeramente el pie. A veces sentimos que el zapato se nos resbala. Pues bien, si arqueas un poco el pie hacia dentro harás que el zapato se ajuste más y será más fácil de manejar.
  5.  Asegúrate que son de tu talla. Puede parecer muy obvio, pero es que a veces no lo son. Nos hemos enamorado y aunque en la tienda sólo quedase un número más, hemos caído. Todo esto se traduce en una forma de caminar menos natural y en la que puedes acabar con un dolor de pies más intenso.

¿Sabías alguno de estos trucos?

Imágenes: Sincerely Jules. 

  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *