Looks de oficina: cómo vestir elegante sin dejar la discreción

Cuando hablamos de ropa, parece que siempre pensamos en aquello que nos pondremos a la hora de salir, ir a un evento o a una cena especial. Sin embargo, en el trabajo pasamos la  mayor parte del día, y también allí podemos ponernos nuestros mejores outfits para sacarles partido y que no se queden apolillados en el armario. Si además de ponerte tu ropa favorita te apetece vestir elegante, pero sin llamar demasiado la atención cuando vayas a la oficina, apunta estos consejos.

  • Prenda llamativa. Si quieres llevar un tipo de estilo sofisticado y elegante para ir a trabajar, pero sin ponerte todo tipo de tendencias en el mismo momento, entonces apuesta por una sola prenda llamativa. Puede que ésta sea una blazer estampada, una blusa con perlas o un vestido que sea muy bonito. Para el resto del estilismo utiliza básicos que no llamen la atención y así conseguirás tu objetivo.
  • Zapatos. Si lo que te apetece es llevar tu calzado favorito más elegante y sofisticado, pero no llamar demasiado la atención, puede que tu mejor look sea un total outfit en color negro y tus mejores zapatos. Esto convertirá tu look en toda una sensación pero no será exageradamente llamativo de no ser por el calzado. Pueden ser unos salones con un color diferente, tus botas mosqueteras o unas zapatillas deportivas brillantes. Dependiendo de tu estilo, tus zapatos serán elegantes de una manera o de otra.
  • Accesorios. Muchas veces, en cuestión de elegancia menos es más y los complementos son los que hablan de todo tipo de looks que gritan elegancia en cualquier momento. Para ir a la oficina muy guapa sin que parezca que después vas a presentar la ceremonia de los premios Oscar, apuesta por unos buenos accesorios: tu bolso más espectacular, pendientes con borlas, un fular llamativo…

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *