La moda se reinventa de la mano del ‘Slow Fashion’

La moda sostenible conocida como ‘Slow Fashion‘, le está plantando cara al consumo desmesurado del ‘Fast Fashion’, que lleva años reinando en el mundo de la moda. Algunos expertos del sector llevaban ya tiempo advirtiéndolo, el sector de la moda necesitaba un cambio y está llegando de la mano del consumo sostenible. ¿Qué es el ‘Slow Fashion’? La antítesis del ‘Fast Fashion’ o también denominada moda industrializada.

Durante estos últimos años, muchas de las grandes empresas y diseñadores que presentan sus colecciones en las diferentes Fashion Weeks están apostado por la moda sostenible. Buscan la implantación de modelos más ecológicos, luchando así contra la producción masiva impulsada por compañías low cost. Las reinas de este baile son Zara, H&M, Bershka, Pull & Bear, Stradivarius, entre otras. Inditex fue “el papá”, el precursor del fenómeno ‘Fast Fashion’ que arrasó con el concepto de moda que teníamos hasta entonces.

El actual modelo de producción facilita que los precios de mercado sean asequibles y eso es algo que todos agradecemos. Pero, ¿por qué estos precios tan económicos? y ¿cuál es el precio real y a cambio de qué? Pues a costa de no pagar sueldos dignos a las personas que producen y a consumir recursos sin ningún tipo de límite, contaminando el medio ambiente y dejando de lado el sentido de la ética por el que tanto se ha peleado.

 

 

La oferta de productos sostenibles actual es bastante elevada, aunque por el contrario, la demanda es baja. Hoy en día el precio final de estos productos no está al alcance del bolsillo de todos. Dueños de marcas sostenibles aseguran que hay que fomentar este tipo de consumo menos impulsivo y más ético, añadiendo que tal vez no podamos lucir tanta diversidad de ropa, pero así nos aseguramos de llevar ropa con una historia bonita en todas sus fases de creación. Cada vez son más los que optan por comprar prendas que ofrecen una mayor calidad y exclusividad en detrimento de las prendas a precios asequibles pero realizadas en cadena y con materiales dañinos para el medio ambiente. 

El movimiento del ‘Slow Fashion’  intenta mentalizar y educar a la sociedad, apostando por nuevos materiales biodegradables. Además, pretende impulsar una nueva filosofía: comprar menos, pero mejor. Busca que los consumidores se preocupen más por origen de la ropa que adquieren: dónde está fabricada, con qué materiales, por quién… Además, España está liderando el movimiento de moda sostenible con propuestas que, poco a poco, están transformando la forma de producir -y de consumir- del sector textil. España es uno de los precursores, que lucha para instaurar un nuevo modelo de negocio que haga de la moda y del mundo un lugar mejor.

Hoy en día se sostiene la afirmación de qué la moda sostenible es cara, pero la realidad es que falta concienciación social. Y lo peor, que la contaminación y la explotación salen demasiado baratas. La sociedad necesita un cambio, a todos los niveles. La moda no deja de ser otro eslabón más.

 

Imágenes: ElPaís.com

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *