Javier Larraínzar crea la seducción a la italiana

El ‘Dolce far niente’ italiano ha sido la inspiración a la hora de crear la colección de primavera-verano 2007 de Javier Larráinzar.

La mañana se presenta con tejidos frescos como algodones egipcios, linos, voile de algodón y batista de seda en una gama de colores pastel, como el azul bebé y el rosa palo que recuerdan la pastelería y repostería italiana.

La tarde es sofisticada y femenina. Vestidos sueltos de gasas, sedas y mezclas de punto y lurex, todo ello enriquecido con detalles de aplicaciones lenceras, encajes y calados. El toque actual lo ponen los dorados en los tejidos y en los acabados.

La noche del verano 2007 está llena de magia. Los tejidos son suntuosos a la vez que elegantes. Los estampados florales inspirados en los jardines del parque romano de Villa Borguese conviven con el negro azabache de la noche Toscana y la pedrería del Veneto.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *