Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies - HD Sex Porn - HD Sex Porn

5 Trucos para decir adiós al dolor de pies por el calzado

Cuando pensamos en zapatos nos vienen a la cabeza unos Manolos, unos Jimmy Choo o un par de Louboutin. Si bien es cierto que la mayoría de las mujeres tenemos debilidad por los zapatos, también es cierto que se sufre mucho con ellos ya que algunas veces no son cómodos o no nos adaptamos a ellos. Las ampollas o rozaduras son algunas de las consecuencias más horribles para lucir unos zapatos, pero no siempre debe ser así.

Muchas veces oímos que “para lucir hay que sufrir” y aunque muchas veces es cierto, queremos daros una serie de trucos para dejar de sufrir con los zapatos. Es habitual que muchas veces, al comprar zapatos, tengamos la sensación que no son cómodos o que sentimos molestias durante los primeros días de uso. Es erróneo pensar que estas molestias se deben a la calidad del material del calzado, que aunque algunas veces puede ser cierto, hay muchas otras causas que pueden causar dolor.

45702-sonar-zapatos

 

Os dejamos estos trucos que os evitarán mucho sufrimiento a la hora de ponernos los zapatos:

  1. Un truco poco conocido y muy eficaz es el del desodorante. Parece imposible pero aplicar desodorante – preferiblemente de roll-on- en las partes que nos rozan, evitará posibles ampollas o heridas debido a estas rozaduras.
  2. Crear unas plantillas propias, a nuestra medida, también será una tarea eficaz, ya que con el material adecuado evitaremos que el pie nos baile dentro del zapato y podremos ajustarlo perfectamente al calzado.
  3. El polvo de talco es otro elemento esencial a la hora de hablar de calzado, ya que ponerlo en el interior del zapato evitará el dolor que provoca el roce al andar.
  4. Un truco que nunca falle es el de atar los dedos con una media cortada o con un cuerda fina para ajustar nuestros pies perfectamente a nuestros zapatos. Si se trata de unos zapatos de tacón alto y tenemos los dedos un tanto separados, será ideal atarlos para una mejor sujeción y comodidad dentro del zapato.
  5. Aparte de los protectores anti-ampollas o tiritas que podremos encontrar en cualquier farmacia, un remedio casero que siempre funciona es el hielo. Aunque parezca sorprendente, poner unas pequeñas bolsas de hielo permite estrechar los zapatos, sobre todo si tenemos zapatos que hemos usado muchas veces y se han dado de sí con el paso del tiempo.

Os recomendamos que probéis algunos de estos pequeños trucos. ¡Veréis los resultados!

Imágenes: diariofemenino

  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *