Andrés Sardá, 50 años de lencería

Andrés Sardá celebró su cincuenta aniversario subiendo a la pasarela de la segunda jornada de la 55 edición de Madrid Fashion Week una colección con mucho ritmo.

El desfile de Andrés Sardá fue una invitación a sus 50 años de profesión, expresada en cuatro partes diferenciadas, tanto por las creaciones, como por la música. Con un tecno-tango se abrió el desfile que arropaba el galope de un caballo rojo mientras las modelos mostraban una lencería de inspiración gaucha con flecos, sombreros porteños, pañuelo rojo al cuello y mucho negro.

Del ambiente argentino al Folies Bergere. Los volúmenes, en trasparencias se apoderaron de la pasarela mientras sofisticados vestidos con aberturas que nacían de la cintura y recorrían el muslo nos trasportaban al París más pícaro. Plumas aplicadas a bodies en color maquillaje, en faldas en tonos morados y piedras semipreciosas, en forma de flecos, remataban braguitas y sujetadores.

Pero los acordes volvieron a cambiar y bajo el sonido de unas castañuelas, Sardá mostró su lado más andaluz con una ropa interior sugerente, aderezada con antifaces, sombreros cordobeses, peinetas y mantillas de gasa. Las transparencias se instalaron en lilas y negros.

Como colofón a esta temática, un vestido trasparente con cola de sirena de volantes y aplique igual en el hombro. Para terminar el paseo por su medio siglo de profesionalidad, el diseñador aplicó pieles de Silvina Marotti, que remataban mangas y cuellos o maxi bufandas que arropaban una lencería de alta costura, con tejidos lujosos y trabajados, como la cola de un vestido blanco, de corte princesa, que escondía un exquisito encaje azul.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *