¿Tu entrenamiento no da resultados? Apunta los errores más comunes

¿Sabías que cuando realizas un ejercicio de forma incorrecta tu organismo puede reaccionar diferente a cómo esperabas? Esto a la larga, puede hacer que no llegues a obtener los resultados que querías. Es posible que si no estás notando avances con tu entrenamiento sea porque cometes alguno de estos errores comunes que impiden conseguir buenos resultados.

Estirar antes de empezar el entrenamiento reduce los niveles de fuerza y se disminuye la activación muscular. Es recomendable hacerlos después de la sesión, para relajar los músculos. ¡Importante! No se debe obviar un calentamiento de las articulaciones y los músculos para evitar lesiones, pero para eso son más recomendables los estiramientos activos o una breve dosis de cardio moderado.

Hacer primero el cardio y después los ejercicios de fuerza es uno de los errores más comunes a la hora de entrenar ya que haciendo el cardio en primer lugar interfiere en la capacidad muscular posterior. Por tanto, lo ideal en el entrenamiento es hacer primero la fuerza ya que así se estimula el sistema nervioso muscular y esto permite mejorar el tono muscular. Si se altera el orden, se fatigan los músculos y por tanto no llegan a trabajar bien en la fuerza.

Hacer solo cardio para perder grasa es un error muy común, la realidad es que hacer ejercicio cardiovascular durante 40 minutos a un ritmo constante tiene una incidencia relativamente baja a la hora de perder grasa. Lo más efectivo son los intervalos o seres, como el HIIT, que consiste en realizar sprints de alta intensidad seguidos de descansos para poder mantener la intensidad en el siguiente intervalo.

No hacer fuerza si se quiere adelgazar va de la mano del anterior error en un entrenamiento. La pérdida de grasa está estrictamente relacionada con la aceleración del metabolismo, es decir, desarrollar más la musculatura hará que sea más fácil acelerar el metabolismo y quemar grasa. El trabajo de fuerza resulta fundamental para combatir la ralentizacón metabólica y así no estancarse en la pérdida de grasa.

Entrenar solo con una disciplina es algo muy común, por ejemplo hacer solo running, resulta un entrenamiento incompleto. No se trabajan todas las capacidades físicas básicas y coordinativas. Lo ideal es, como mínimo, combinar 2 o 3 metodologías distintas que impliquen cardio, fuerza, trabajo postural, flexibilidad, agilidad y coordinación. Es la forma de conseguir buenos resultados en todo el cuerpo.

Fuente: Women’s Health

Imágenes: Sport life, Mundo entrenamiento, Hogar manía

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *