Rutinas de entrenamiento post embarazo

¿Acabas de ser mamá y quieres recuperar tu figura? Sabemos que el tema de los ejercicios post embarazo genera muchas dudas y mucho debate. Si practicabas deporte a menudo antes y durante el embarazo, tu recuperación será mucho más rápida. Si eres más bien una mujer a la que nunca le ha apasionado el mundo del fitness, tómatelo con calma y ve “despacito”. Y no te alarmes. Recuerda que el cuerpo suele responder bien frente la actividad física durante el post embarazo, ya que se genera un aumento del rendimiento del cuerpo. Ejercicio como tal puedes empezar a realizarlo a partir del momento en el que te encuentres bien, pero debes empezar poco a poco y teniendo en cuenta tu estado.

Volver a lucir cinturita suele ser una de las mayores preocupaciones de las mamás. La barriga durante un tiempo sigue siendo evidente debido a la retención de líquidos y grasas, y a la distensión del útero.

Andar es una de las primeras rutinas que podrías acostumbrarte a hacer, unos 30 minutos por día. Luego, es cuestión de ir aumentando la intensidad conforme vayas teniendo más ganas y mejor forma física. Si el parto ha sido con una cesárea, antes de empezar rutinas de ejercicio más hard, recomendamos estar unos tres “mesecitos” andando para acostumbrar el cuerpo al movimiento. Para recuperar la totalidad de la figura te recomendamos el entrenamiento cardiovascular y evitar los ejercicios de impacto.

 

 

El tiempo de espera para practicar deporte es muy relativo, aunque recomendamos esperar unas cinco o seis semanas después del parto para empezar una rutina de ejercicios constante y eficaz. Lo que tienes que hacer es escuchar tu cuerpo, si te sientes lista a las dos o cuatro semanas adelante. ¿Por qué no? Ante la duda, siempre puedes consultar a tu médico de confianza.

Cuando ya estés lista para una rutina de ejercicios post parto plantéate realizarlos unas 3 veces por semana durante unos 30 minutos cada vez. Sea cuál sea tu rutina, no llegues nunca al punto de quedar exhausta, mantén un buen control sobre cómo te sientes y evalúa los ejercicios uno a uno. Y si necesitas ayuda, pídela.

Si la parte de tu cuerpo más afectada es la barriga, puedes realizar varios ejercicios abdominales que te ayudarán a tonificar tu cuerpo. Si lo tuyo no es el cardio o prefieres algo más tranquilito, puedes apostar por el yoga. Muchos centros fitness imparten cursos de yoga, y si no te apetece ir, siempre te quedará YouTube

Recomendamos no obsesionarnos con perder peso muy rápido. No existen los milagros y, ante todo, está la salud. Si todavía estás en período de lactancia, debes mantener una dieta de 1800 calorías por día para nutrirte a ti y al bebé. Si pierdes peso muy rápido puede bajar la cantidad de leche que podrás suministrar a tu bebé.

 

 

Para llegar lejos se necesita dedicación y motivación. Debes ser constante a la hora de realizar los ejercicios y tratar de comer de manera saludable. Además, la llegada de un bebé no implica únicamente un cambio físico sino también​ emocional​, por lo que e​s normal estar más susceptible o con una autoestima más baja de lo normal. Es recomendable hablar de todo lo que sientas y compartirlo con los que te rodean.

Además de cuidar el cuerpo, hay que mimar mucho la mente.

Querer -y quererse- es poder.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *