La equitación, mucho más que un deporte

Si pensamos en deportes al aire libre, seguramente la equitación no estará entre los primeros que nos vengan a la mente. Incluso habrá gente que piense que montar a caballo no es un deporte, pero ¡qué gran equivocación! La equitación es un deporte completísimo.

Hay muchas celebrities que han hecho de la equitación su gran pasión. Madonna, Scarlett Johansson, Vigo Mortensen o Elsa Pataky tonifican, moldean y cuidan su cuerpo a lomos de un caballo.

Una sesión intensa puede exigir los mismos niveles que el running o el ciclismo y podemos quemar hasta 600 calorías. Mejoraremos nuestro equilibrio, postura, movilidad y realizaremos un gran ejercicio cardiovascular, beneficiando nuestro corazón. Dependiendo de si vamos de paseo, hacemos una clase de doma o de saltos, quemaremos más o menos calorías. Mientras montamos a caballo tonificamos nuestro cuerpo, sobretodo los abdominales, glúteos, piernas y espalda.

escalando

Como veis, los beneficios físicos de la equitación son enormes, pero es que hay muchos más. Es un deporte completísimo, con beneficios equiparables a los de la natación y contrariamente a lo que mucha gente cree, no es para nada un deporte caro o elitista.

Practicar ejercicio al aire libre es muy gratificante. Salir de la ciudad, alejarnos de nuestra rutina y desconectar de nuestros problemas no tiene precio. Montadas a lomos de un caballo sentiremos nuestra conexión con el animal, con la naturaleza y, por qué no, con nuestros instintos. Hay algo mágico en ello.

En nuestro día a día, estamos acostumbradas a movernos a pie, en coche, bicicleta, autobús, patines, avión… Montar a caballo es una experiencia distinta, nada que ver con nuestra rutina. Nos trasladamos encima de un animal que anda y corre por nosotras. Estamos conectadas con otro ser vivo y nos movemos a una altura mucho más elevada, vemos el mundo desde otro prisma, desde otro plano.  La equitación nos ayudará también a superar obstáculos y miedos y a tomar las riendas de nuestra vida. Es un ejercicio ideal para desconectar y despejar la mente.caballohierba

Un caballo es un animal que siente, que actúa y que es imprevisible. Por ello, deberemos tener una confianza mutua con nuestra montura. Él se debe dejar guiar y nosotras tenemos que saber hacerlo. Mejoraremos nuestro autocontrol, autoestima y concentración. Cuando subimos a un caballo lo aparcamos todo, focalizando nuestra atención en lo que estamos haciendo. Sólo existimos Nosotras y nuestro caballo.

Nuestra relación con los equinos se remonta a tiempos inmemoriales. No hay más que ver las pinturas rupestres de hace 15.000 años de la época del Paleolítico. Los griegos, grandes sabios, filósofos y pioneros en el deporte ya recomendaban en su época practicar la equitación para mejorar el estado anímico.

Actualmente, la equinoterapia es cada vez más utilizada por profesionales de la salud física y mental para ayudar en la rehabilitación de niños, adolescentes y adultos a nivel neuromuscular (rehabilitación), psicológico (depresión), cognitivo (autismo) y social (adicciones).

Montar a caballo es mucho más que un deporte. 

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *