Cómo ponerse en forma desde cero

Cuando uno no está acostumbrado a practicar deporte es normal sentir pereza o cansancio incluso antes de empezar a hacerlo. ¿La idea en si misma ya te genera repulsión? No te agobies, es algo normal teniendo en cuenta que no estás acostumbrada a ninguna rutina de ejercicio. Ni el cuerpo ni la mente están entrenados ni preparados para realizarlo, así que lo que te sucede es algo completamente frecuente. Ponerse en forma desde cero es una cuestión de cambio de hábitos.

Para empezar, hay que entrenar la mente, debes convencerte a ti mismo de qué algo debe cambiar en tu vida, y comprender que el primer paso para hacerlo es estar 100% seguro de ello. Paso firme y toma decisiones que mejoren tu bienestar. No te pongas metas poco realistas, eso solo empeorará las cosas. Empieza con algo light. Nada de correr ningún maratón o empezar con algún deporte extremo. Hay que adaptar el cuerpo a las nuevas rutinas y hacerlo poco a poco. La adaptación es muy importante a la hora de organizarlas.

 

 

¿Pierdes el aliento por correr 20 metros? Ni es una excusa, ni tires la toalla. Empieza por andar un poco más de lo normal a diario, y a partir de aquí tu cuerpo irá adaptándose y podrás aumentar el ritmo e incluso la frecuencia en la que practicas ejercicio. ¿Un consejo? Ve cumpliendo pequeños retos. Uno a uno. Verás como poco a poco se te va haciendo menos pesado y correr esos 20 metros ya no será ningún apuro. Por no hablar del cuerpo fuerte que se te irá poniendo.

Cuando creas que tu cuerpo y mente están preparados, puedes realizar sentadillas y/o abdominales cada mañana y hacer unos cuantos minutos de cardio cada tarde. Una idea fácil para aplicar en tu rutina diaria es: bajar una parada de autobús antes y caminar hacía el destino usando tus maravillosas piernas. O también puedes probar de ir en bicicleta al trabajo, que junto a correr y nadar es el ejercicio que más aumenta la capacidad aeróbica. Puedes practicar deporte en compañía, muy recomendable ya que lo hace mucho más ameno.

Respirar bien mientras haces ejercicio es la clave para ser eficiente y lograrlo tus objetivos con éxito. ¿Y cómo debo respirar? Pues tomando el aire por la nariz con fuerza -llenando bien los pulmones- y exhalando por la boca.

Ve de menos a más. Y paciencia. Este es el mejor consejo que podemos darte.

 

Imágenes: Mujerhoy.com

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *