Cómo el pádel puede mejorar tu estilo de vida

El pádel engancha. Eso es lo que suelen decirte todos, pero tu aún no te has atrevido a comprobarlo. ¿Por miedo a no hacerlo bien o por pereza? Sea cual sea el motivo, si es así, ahora es el momento. La dichosa ‘operación bikini’ tampoco está tan lejos, y el pádel es una buena forma de empezar a coger el ritmo y a ponerse en forma. Además, es un deporte que puede practicarse durante todo el año. 

Una pregunta que corre por la mente de muchos es: ¿se puede adelgazar jugando al pádel? Por supuesto. Cualquier tipo de deporte es beneficioso para nuestra salud y ayuda a perder peso, y con el pádel pasa lo mismo. Realizar cualquier tipo de actividad física ayuda a perder esos kilitos de más. Y si disfrutas haciéndola, mejor.

 

 

¿Ventajas de jugar a pádel? Mejora la coordinación de movimientos, la elasticidad y los reflejos. Además tonifica los músculos y favorece el desarrollo de la psicomotricidad. Otra gran ventaja de practicarlo es que puede ayudar a fortalecer el vínculo afectivo con tu pareja. Implica un gran nivel de comunicación. Es esencial que haya afinidad y confianza con la persona que juega contigo. ¿Qué tal si pruebas de practicarlo con tu pareja? Es una buena forma de pasar más tiempo juntos, echaros unas risas y de hacer deporte. También compartiréis victorias y derrotas, y iréis creando un vínculo que os motivará a hacer más cosas juntos. Es un gran ejercicio de confianza del uno con en el otro, elemento indispensable en las relaciones de pareja. Propónselo a tu pareja, y nos cuentas.

El pádel es un deporte aeróbico, y eso conlleva que reduzca el riesgo de padecer alguna enfermedad del corazón y actúa como terapia antiestrés. Y qué importante es hoy en día encontrar hobbies que nos hagan desconectar de la rutina. Lo realmente importante, independientemente de si ganas o pierdes, es soltar adrenalina, y disfrutar. Otra ventaja del pádel es que se puede practicar a cualquier edad, ya que no supone un excesivo esfuerzo físico si tu propósito es pasártelo bien con tus compañeros de juego.

En el fondo da igual lo que hagas, lo importante es no llevar una vida sedentaria, ya que es perjudicial para tu salud mental y física, a corto y a largo plazo. Encontrar ese deporte que encaje contigo y que haga que liberes tensiones es más importante de lo que crees. Hacer ejercicio e ir perdiendo peso de forma gradual te ayudará a estar siempre activo y a que la rutina sea mucho más llevadera.

Es un deporte social, divertido, y encima te ayuda a perder calorías. Y cuando terminas el partido, puedes tomarte unas cervecitas y disfrutar de un rato de charlas con tus amigos o tu pareja.
¿Qué más se puede pedir?

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *