Adelgazar después de Navidad, despídete de los excesos

El primer objetivo del año es siempre adelgazar esos kilos ganados en Navidad y recuperar la figura que teníamos antes de tantas comidas familiares y excesos navideños. La clave está hacer ejercicio regularmente, mínimo tres veces por semana y combinarlo con una alimentación equilibrada. ¡Importante! No hay que pasar hambre ni hacer dietas milagro, es un plan cuyo objetivo es adquirir hábitos saludables a largo plazo.

Los resultados serán limitados si no combinas ambas cosas, y para potenciar la quema de grasa lo más aconsejable es entrenar un mínimo de tres veces a la semana durante 60 minutos y combinando ejercicio aeróbico con circuitos de fuerza. Te proponemos el siguiente plan para adelgazar:

  • 30 minutos de ejercicios de fuerza en los que incluyas sentadillas, abdominales, planchas y pesas. La recomendación son 3 series de 12 repeticiones.
  • 30 minutos de ejercicio de resistencia aeróbica como andar o correr e incluso nadar. La natación supone un impacto menor sobre los músculos y las articulaciones, ideal para quienes no estén habituados a practicar deporte.

¡Importante! Debes respetar los tiempos de descanso, entrenar cada día es un error que puede llevarte a tener lesiones. El reposo es esencial para la recuperación de los músculos y para mayor efectividad del deporte.

En cuanto a la alimentación, siempre hay que mantener una máxima: comer equilibradamente. Lo que ingieres puede afectar hasta en un 70% del éxito en el objetivo de adelgazar y quemar grasas acumuladas. Olvídate de las dietas milagro y, si puedes, acude a un profesional ya que la alimentación debe ser personalizada según la forma física, el sexo o la edad. Algunas pautas para adelgazar y acelerar el metabolismo:

  • Reducir el consumo de carbohidratos refinados como cereales, pan blanco, arroz o pasta.
  • Dar prioridad a las frutas y las verduras como principal fuente de hidratos de carbono.
  • Evitar por completo los alimentos muy grasos y con gran cantidad de calorías como los fritos, los rebozados y los platos precocinados.
  • Controla el consumo de aceite añadido en las comidas, una ensalada no es tan sana si contiene demasiado aceite.
  • Es mejor comer poca cantidad y más veces al día que pocas comidas y muy densas. Lo ideal es comer cada tres horas y que no pasen cuatro horas sin comer nada.
  • ¡Convierte el agua en tu mejor amiga y no te despegues de ella! La ingesta de líquidos es muy importante para adelgazar, también puedes optar por infusiones o caldos depurativos.

Imágenes: Huffington Post, Entrenarme, GettyUnivision

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *