Zara viste de primavera a la familia y el hogar

Aunque los temporales de nieve todavía no hayan abandonado la Península la primavera ya ha aparecido en las tiendas de moda. Colores y estampados florales han tomado por completo los establecimientos de Zara donde la nueva colección primavera-verano 2005 ha hecho su entrada.

Zara concibe al hombre de esta primavera envuelto de clasicismo, pero siempre renovándolo. La elegancia predomina con americanas de corte clásico confeccionadas en diferentes tejidos y con una gama de colores que pasa por el negro, el blanco y el beige. Como complemento pantalones que completan el traje en el mismo tejido y color, o tejanos que le dan al conjunto un toque más actual e informal.

Para la mujer la gama de colecciones es más variada. Hay que empezar por pensar en si la situación merece ropa elegante o informal. Si la elección se decanta por la elegancia encontramos faldas con volantes, chaquetas bolero o con cuello caja, blusas muy femeninas con toques románticos, trajes que marcan la silueta. Y la sorpresa final son las faldas y los vestidos vaporosos, que insinúan las líneas del cuerpo con sus sensuales movimientos y caída.

De la informalidad y los toques juveniles se encarga la gama Trafaluc, tanto para hombre como para mujer. Para esta primavera-verano vuelven los toques casa de la pradera y hippie para evocar épocas pasadas. Camisetas decoradas con coquetos volantes, encajes, transparencias, estampados de todos los colores. Los típicos tejanos aparecen, como protagonistas imprescindibles de todas las temporadas, junto a faldas de grandes vuelos y pantalones corsarios. Todos los detalles están previstos para que las pequeñas flores primaverales conviertan las camisas,  faldas y vestidos en prendas que atraen las miradas. Colores verdes, marrones, rosa pálido, naranjas. Todos toman protagonismo en tonos pasteles que rebosan discreción. Para los chicos tejanos modernos y actuales y camisetas de algodón de gran sencillez y comodidad.

Pero los protagonistas absolutos en Zara son los más pequeños. Ropa cómoda, con coloridos alegres, desde el fucsia hasta el verde más llamativo, que reflejan el carácter extrovertido y jubiloso de los niños. Las más pequeñas se convierten en hadas del bosque con vestidos estampados de flores y de estilo hippie. Y, como no podían ser menos, para unos niños todo terreno no faltan los tejanos, pantalones safari y camisetas de todos los colores decoradas con los dibujos más variopintos.

Después de vestir a toda la familia para esta primavera-verano Zara tampoco se olvida de renovar la decoración del hogar. Predomina la pureza del blanco que contrasta con los colores más llamativos como el fucsia, el amarillo o el turquesa. Cuencos de madera al más puro estilo colonial o la porcelana más tradicional para la mesa. Colores terrosos y motivos étnicos para conseguir un ambiente agradable que convierta tu casa en un refugio que te aleje del ajetreo diario.  Una primavera por delante para soñar y renovarse con los nuevos colores y tendencias.

Autor: Isabel Rey

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *