Tendencias de decoración: la silla Tólix

Hoy en día la silla Tólix es una de las piezas más solicitadas. Fue diseñada por el francés Xavier Pauchard en 1927, para la fábrica Tólix fundada por él mismo, donde producía mobiliario metálico práctico y de calidad.

La primera silla en cuestión con esta familiar estética industrial, realizada en acero, carecía de brazos, pero su diseñador concibió otros modelos: con brazos, con el asiento metálico liso, perforado o con travesaños, o de madera o tapizado, con respaldo liso o moldeado, taburetes, incluso una versión para niños llamada Mouette. La característica que les une a todas es que son apilables.

Podemos encontrarnos con originales de esta fábrica con distintos acabados, en acero galvanizado, barnizados en mate o brillo, lacado de colores, etc. En la actualidad se realizan muchas copias de este modelo, pero es fácil reconocer los auténticos franceses, ya que han de ser visibles las marcas del paso del tiempo y tienen las patas huecas, con un taco de madera en su interior, mientras que en las copias de hoy el taco es de goma y suelen llevar grabada en relieve la marca Tólix.

Las Tolix se convirtieron en un éxito hace casi cien años. Por su funcionalidad fueron utilizadas tanto en fábricas como en oficinas u hospitales, y se alzaron también como una alternativa al mobiliario de exterior e invadieron las terrazas de los cafés franceses. Hoy son un clásico que integra las colecciones de museos como el MoMA, Pompidou o Vitra y otorgan un toque clásico e industrial contrastado al lugar donde las encontramos, que cada vez es en más lugares. Se pueden encontrar en los distribuidores de la firma Tólix, en almonedas y tiendas vintage.

Autor: Sandra Parrado

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *