¿Te atreves con el morado en decoración?

El color morado es arriesgado. Lo es en moda, en belleza, en maquillaje, y prácticamente en cualquier sentido. Es decir, se trata de una tonalidad que no favorece a cualquiera, y que es necesario que pensemos si realmente nos apetece o no establecerlo en nuestro armario, nuestro zapatero o nuestro neceser de belleza. Sin embargo, en este caso nos referimos al diseño y a la decoración de nuestro hogar. A pesar de todo, el morado no está nada denostado en diseño y arquitectura, sino todo lo contrario. Si el morado nos encanta en todo lo que tiene que ver con las tendencias, ¿por qué no atrevernos si queremos establecernos en nuestro hogar?

Para empezar, si nos apetece el color morado en nuestra casa, todo dependerá de la intensidad en la que queramos que ésta esté presente en cada una de las habitaciones de nuestra vivienda. Para empezar, podemos pensar en establecerlo de un modo más suave. Es decir, adaptar el morado en dosis pequeñas para saber si realmente nos convence. ¿Cómo hacerlo? Jugando, por supuesto, con la gama. Un malva suave en la pared puede llevarnos a la conclusión de que realmente es un color que nunca ha pasado de moda. Podremos jugar con este pantone si además lo establecemos con cojines en el salón o el dormitorio, o si apostamos por él en los accesorios o complementos de adorno que nos apetezca poner en zonas como la sala de estar o incluso la cocina.

Algo que sería más arriesgado tendría que ver con el hecho de que el morado también formara parte de las cortinas o las sillas que tengamos por toda la casa, pero ¿quién dijo que el color block estaba fuera de lugar? Apostar por esto te dará un nuevo aire de sofisticación y vanguardia.

Imagen: Decora Blog

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *