Súmate al “Hygge”, lo último en decoración

Hygge es una de esas palabras que no tiene una traducción exacta. Esta expresión de origen danés hace referencia a sentirse cómodo con uno mismo en todos los aspectos de la vida, entre ellos la decoración. Se trata de convertir nuestro hogar en un lugar acogedor y hogareño, de manera que puedas relajarte y sentirte cómoda. Aunque el hygge se puede practicar en cualquier época del año, el invierno es el momento perfecto para probarlo.

Tómate un respiro

El estrés del día a día puede acabar convirtiéndose en tu peor pesadilla si no haces nada al respecto. Seguro que piensas que entre el trabajo, las tareas del hogar, los niños… no te queda tiempo para ti, pero estás muy equivocada. El primer paso del hygge es saber encontrar un momento para dedicarlo a lo que más te gusta, ya sea a tu familia, amigos o, a ti misma.

Cuestión de olores

Otra cosa muy importante a tener en cuenta cuando se pone en práctica el hygge es la ambientación. Lo mejor es que decores tu casa con flores frescas que impregnen tu hogar de un olor agradable y relajante. Además, si pones velas o enciendes la chimenea para crear un ambiente acogedor, te resultará más fácil conectar cuerpo y mente. 

Evita temas delicados

Uno de los planes que propone el hygge es reunir a un pequeño grupo de gente en tu casa para poder compartir buenos momentos y desconectar de los problemas. Pero eso implica dejar de lado temas que puedan crear situaciones incómodas o conflictos y uno de los más frecuentes es la política.

Vuelve a tus raíces 

Los daneses están muy conectados con sus antepasados, ya que guardan muy buenos recuerdos de su infancia en familia. Para poder volver a sus raíces intentan hacer cosas tradicionales en familia como cocinar postres caseros o rememorar tiempos pasados a través de viejos álbumes y vídeos.

Imágenes: Pinterest

Autor: Ane del Moral

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *