Por qué apostar por una isla en tu cocina

¿Una consejo para aprovechar bien el espacio de tu cocina? Tener una isla. Esta dará un aire moderno a tu cocina y, además, seguro que acabarás adorándola por su funcionalidad y estética. Una isla en tu cocina permite aprovechar el espacio central, sacándole el máximo partido al espacio, ya que se pueden aprovechar todos los costados del mueble.

Que pasamos mucho tiempo en la cocina es una realidad -unos más que otros-, siendo esta un espacio polivalente que debemos mantener en orden. Es importante cuidar los detalles y aprovechar hasta el último centímetro de la cocina para optimizar al máximo el espacio.

Encontrar la isla de tus sueños no es tan difícil como parece. Apostar por una isla puede hacer que tu cocina soñada se convierta en una realidad. Así mismo, permitirá que disfrutes del espacio y a su vez, hará que todo esté en su sitio, haciendo que te sientas más a gusto cocinando, trabajando, cantando…hagas lo que hagas.

Aunque ocupe espacio, una isla cocina es un lugar perfecto para preparar los alimentos o para ser usado como office alternativa. Puedes trabajar en tus proyectos mientras comes y te relajas tomando una buena copita de vino. Apostar por una isla puede ser un gran acierto, y el espacio -a diferencia de lo que muchos creen- no es un problema. Tanto si dispones de mucho como de poco espacio la isla puede ser la solución a tus quebraduras de cabeza a la hora de pensar en la distribución tu cocina. Apta para todos los públicos, y se adapta a todo tipo de espacios y estilos.

 

La isla de cocina te permite crear un espacio coqueto donde poder preparar tus comidas. Si tienes la suerte de tener una cocina amplia, con la isla ganarás superficie de trabajo donde preparar con comodidad los alimentos. Para ello, es muy útil incluir un pequeño fregadero donde poder lavar las verduras y una madera donde cortarlas sin dañar la encimera. Y si tu isla es suficientemente grande, puedes incluso instalar la zona de cocción y algún electrodoméstico. Si dispones de una cocina pequeña puedes apostar por una isla que amplíe la superficie de trabajo y que cumpla las funciones de office cuando no es posible crear un comedor independiente.

Para que la isla resulte cómoda, hay que dejar a su alrededor unos 90 cm libres que permitan abrir fácilmente los cajones y que creen zonas de paso lo suficientemente amplias para que no resulte molesto. Otra manera de sacar el máximo partido a la isla es diseñarla con cajones o armarios que permitan multiplicar la capacidad de almacenaje. De esta forma tendrás un 2 en 1. Y para aligerar su peso visual, puedes revestirla de blanco o en madera, para complementarlo con la decoración de la cocina ¡Y listo!

La isla de tus sueños te está esperando. Y dará mucho juego a tu cocina.

 

Imágenes: Elmueble, Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *