Paredes empapeladas que se pueden lavar

Hace tiempo que el papel en las paredes ya no se estila. Por comodidad y práctica hemos preferido pintar nuestras paredes antes de empapelarlas.

Forrarlas resultaba más caro que comprar un par de botes de pintura. Pero ahora la ventaja económica casi ha desaparecido. Es la era del renacer del papel pintado. El papel pintado proporciona a las habitaciones un revestimiento cálido y elegante. La particularidad que nos presenta actualmente la empresa Decoas es que todos sus diseños son lavables e inalterables a la luz, esto hace que duren mucho más. Su extensa gama de colores y diseños permiten grandes combinaciones, a juego con telas para cortinas, edredones y tapicerías. Ofrecen también las tendencias más atrevidas, para un sector minoritario pero con mucha imaginación: colores subidos de tono, como los granates, lilas y azulones.

El auge del papel de pared es tal que hay, incluso, empresas que se han especializado en papeles de estilo retro. Pintados con dibujos y cenefas que recuerdan a los años 70. Los colores que usan son chillones (naranjas, rojos, fucsias, azules y verdes lima), colores suaves (rosas, blancos y crema) y, como no, se sirven también del omnipresente color negro que siempre lo combinan con blanco.

La cuestión es que cuando vamos a comprar un papel para las paredes de casa, no solo debemos fijarnos en el modelo que nos gusta. Debemos tener en cuenta dónde va estar colocado. No quedará igual de bien el mismo si lo ponemos en un pasillo que si lo ponemos en una habitación amplia. En los lugares espaciosos podemos jugar más con los colores y las formas. Las habitaciones pequeñas suelen pedir colores suaves y estampados discretos. Por ejemplo, un pasillo estrecho luciría si se forrase con un papel de rayas verticales en colores pastel. O una habitación mediana forrada con algún color fuerte puede quedar muy moderna si se decora a conjunto las cortinas, cuadros, alfombras, etc. “

El papel debe mantener armonía con el conjunto de la habitación. Los elementos que más se ven, dejando de lado las paredes, son los muebles, el suelo y las cortinas y persianas. Es importante fijarnos prestarles la debida atención para combinar nuestra habitación. La casa es un lugar de descanso y de recogimiento, por ello, debemos crear espacios agradables y que no nos cansen.

Autor: Regina Cruz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *