El estilo rústico, ideal para otoño

Poco a poco se va acercando el otoño y no queremos que nos pille desprevenidas. Y es que el cambio de estación es una muy buena excusa para renovar nuestro entorno, desde el armario hasta el hogar. Uno de los estilos decorativos que más nos gustan para esta época del año es el rústico, ya que apuesta por una ambientación íntima y cálida. Si te atreves con el rústico en tu casa, ¡toma nota!

La primera decisión que debemos tomar es qué habitación vamos a someter a esta renovación de estilo. Las redactoras de Nosotras.com, os recomendamos empezar por el salón o el dormitorio, puesto que son las estancias más fáciles de decorar. Los colores en el estilo rústico son de vital importancia, ya que son los responsables de trasladar el escenario otoñal al interior del hogar a través de las paredes. Los más recurrentes son los tonos cálidos propios de la naturaleza – color tierra y marrón, amarillo, naranja, granate y verde- . También las paredes de piedra son muy típicas en este tipo de decoración.

colores

Esta paleta cromática que nos remite directamente a las hojas secas y los bosques frondosos, suele complementarse con un material clave: la madera. En el estilo rústico, los muebles suelen ser los protagonistas, grandes piezas macizas que presiden y organizan la estancia. Desde cabeceros de cama, hasta cómodas, mesas de comedor, vitrinas y armarios…, todos ellos deben ser de madera de pino o roble. Además, cuanto más natural sea el color de la madera, más luz cobrará la habitación.

madera

Sin embargo, falta lo más importante: los detalles. El estilo rústico bebe de los complementos que, bajo mil formas diferentes, deben estar en sintonía con la naturaleza otoñal. El accesorio principal es la lámpara, que debe elegirse con sumo cuidado puesto que, de la misma forma que contribuye al estilo decorativo, también puede desencajarlo. Por ejemplo, son muy acertadas las lámparas de base de madera, con el cuerpo en tonos bronce y una gran pantalla. Además, es importante que la iluminación sea más bien tenue y amarillenta. De acuerdo con esta pauta, también las velas son muy acertadas ya que contribuyen a crear esta ambientación íntima y recogida.

accesorios

Otros accesorios originales son los libros viejos, animales o flores colgados de la pared, piñas y hojas secas en canastas o centros de mesa, mantas en los brazos del sofá… En cualquier caso, no olvidéis que lo más importante es vuestro toque personal e inconfundible que os hará sentir como en casa.

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *