¿Decoración monocromática o multicolor?

¿Decoraríais vuestro estudio con colores vivos y estridentes? ¿O pintaríais la habitación de vuestro hijo de un tono frío y oscuro? Como en muchos ámbitos, en decoración también hay una serie de pautas y normas, pues cada decisión es importante y cada color, mueble o textura esconde un significado.

Por lo general, solemos pensar que la decoración monocromática es aburrida, clásica y conservadora, mientras que la colorida es alegre, moderna y desenfadada. Asimismo, pensamos también que la elegancia y la sobriedad de la decoración monocromática no la tiene un ambiente subido de tono.

Sin embargo, el hecho de decorar una estancia con un solo color y sus diferentes tonalidades, puede resultar muy atrevido y moderno; del mismo modo que una estancia colorida no tiene porqué ser caótica e infantil, sino que puede ser elegante.

Para la decoración monocromática, lo ideal es pintar las paredes de blanco o blanco roto y escoger muebles que se inscriban en una tonalidad cruda, de tal modo que ninguna pieza destaque por encima de la otra. También es muy recurrente el hecho de combinar dos colores, el blanco y cualquier otro más llamativo, lo cual da un resultado muy vintage.

Se trata de un ambiente muy uniforme y tranquilo, pero que no necesariamente aburrido y conservador, y sino echad un vistazo a las siguientes propuestas, en las que el monocromatismo da lugar a un ambiente dinámico, moderno y espacioso. 

deco-monocromática

En cambio, la decoración colorida apuesta por la mezcla de colores vivos, entre los más usados están el amarillo, el verde, el rojo, el azul, el lila y el morado. Estos colores crean contraste entre sí y pueden causar, además de un ambiente fresco, también una sensación de orden y elegancia, aunque muchas veces no los usemos con esa finalidad. deco-colorida

¿Con cuál os quedáis? Aconsejamos que en el momento de elegir, dejéis a un lado las ideas preconcebidas y probéis cosas nuevas con cada uno de los estilos, e incluso a mezclarlos e intercambiarlos.

Y es que la decoración nos deja siempre un margen de improvisación para que probemos y experimentemos, saltándonos todo tipo de normas. Por ejemplo, podemos optar por una base totalmente monocromática, que aporta orden y uniformidad al espacio y combinarla con elementos puntuales muy coloridos, de tal modo que cobrarán todo el protagonismo.

mezcla-deco

Como veis, en decoración no todo es blanco y negro, y nunca mejor dicho. Mezclar, probar, combinar…Ese juego es la esencia de este arte y de donde suelen surgir las ideas más originales y atrevidas. Así que no dudéis, ¡a experimentar!

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Güell

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Que bonitas decoraciones !!!
    Besitos

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *