Cómo mantener tu habitación ordenada

Los pasos para mantener tu habitación ordenada son más sencillos de lo que piensas. Lucir un dormitorio perfecto con mucho estilo es posible -pero siempre acompañado de algo de esfuerzo-. Entrar por la noche en tu habitación y sentir que está ordenada y que huele a limpio es una de las sensaciones más placenteras, y si no las ha experimentado, deberías.

¿A veces te ahogas en el desorden de tu propio dormitorio? Deberías cambiar tus hábitos de limpieza, empezando por guardar un rato diario para ordenar tu espacio personal. Si no lo haces tu mismo, ¿quién más lo hará? Si quieres un antídoto para el desorden sigue leyendo, que vas por buen camino. Existen un montón de alternativas y posibilidades para guardar cada cosa de manera decorativa. Es importante que cuando venga algún invitado a tu casa la encuentre en perfectas condiciones. ¿O quieres que esa persona especial se lleve una mala impresión de ti? Nuestro espacio personal también nos define.

 

 

Para tener siempre un dormitorio ordenado y perfecto como el que muestran las revistas, hay que dedicar entre 10 minutos y media hora diaria a ordenar la habitación. Es algo que deberíamos hacer todos. Además, cada vez que te quites la ropa asegúrate de que la dejas en su sitio, bien guardadita y ordenada. No olvides ordenar los libros y demás objetos pequeños, para crear una sensación de orden en la habitación. Los baúles son una opción totalmente viable para poder guardar cosas que no usas a menudo, y encima, le aportan un estilo vintage a la habitación.

Los productos de aseo personal es algo que usamos a diario y de forma frecuente, es por eso que es importante tenerlos organizados por separadores. La comida nos pierde a todos, pero no es bienvenida a según que sitio de la casa. No a la comida en la habitación, lo deja todo perdido. Para comer ya está el comedor o cualquier otra zona de la cosa, pero no el dormitorio ni la cama.

 

 

Recuerda que todo tiene un sitio y el suelo NO es una opción. Otra buena forma de mantener el orden en la habitación es ir recogiendo todo lo que uses, es decir, colocarlo estratégicamente para que no moleste y encima quede bonito “decorativamente” hablando. Para complementarlo, puedes adquirir artículos de almacenamiento bonitos que le den un toque único al dormitorio.

¡Asegúrate de hacer tu cama todas las mañanas! Podrías hacer que ordenar sea un hábito o quizá, hacer la limpieza cada domingo, si no tienes tiempo durante la semana. Imagina cómo quieres que se vea tu habitación de ensueño y ponle todo el tiempo y esfuerzo necesarios.

Una buena manera de recordar tus tareas es añadiendo recordatorios en lugares visibles, y a su vez, escribir notitas motivacionales para tener un objetivo a la hora de hacer cada tarea. Por ejemplo, si recoges la habitación, te das el “lujazo” de comerte una buena pizza luego, y así, sucesivamente. Buscar una motivación para todo en la vida es más importante de lo que crees, por pequeña que sea.

Y mientras hagas la limpieza, ponte esa canción que tanto te gusta y dale -date- brillo.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *