Tipos de invitada que hay en todas las bodas

Es un clásico: en todas las bodas se repiten ciertas cosas o comportamientos. Por una parte, se encuentran esos enlaces que son una absoluta fotocopia de otros, con el mismo tipo de flores, decoración, en el mismo lugar de las diez bodas anteriores… Y qué decir de los trajes de los novios, cuando tenemos la sensación de que son una copia unos de otros. Pero en esta ocasión nos fijamos en los tipos de invitada que siempre, y bajo cualquier circunstancia están en las bodas.

  • La invitada emocionada. No puede evitarlo. Le gusta el amor, la pasión, los detalles, las flores, los discursos… Se llenan sus ojos de lágrimas con cada paso que da la novia y no puede evitar que la emoción le sobrepase desde que llega a la ceremonia hasta que se va de la fiesta.
  • La invitada incrédula. ‘A ver cuánto duran’. Ese fue su pensamiento cuando le llegó la invitación de boda de unos ilusionados novios. No cree en el amor, ni en las grandes celebraciones que conllevan enormes dispendios económicos. Pero va, porque a una boda hay que ir.
  • La invitada práctica. Es la misma que ha renegado de las cinco bodas anteriores en el último año y que se ha quejado de los gastos que conllevan. Sin embargo, una vez que llega el enlace se centra en ponerse guapísima, en comer todas las delicias que se sirven en el cátering y en bailar y vivir la boda en todo su esplendor.
  • La invitada motivada. Puede ser la misma que la invitada emocionada en algunos momentos de la boda. La invitada motivada vive el enlace como si fuera el último día de su vida, con toda la intensidad y con toda la fiesta encima. Baila, silba, grita ‘viva los novios’ y se lo pasa de maravilla con conocidos y desconocidos en un día especial.

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *