Sencillez y elegancia para la novia actual

Escotes sencillos y bordados discretos complementan los trajes de novia de este verano, una conjunción minimalista que resalta la belleza natural.

La cálida silueta femenina, sin excesivos adornos, cobra protagonismo en las últimas tendencias en moda nupcial. Los vestidos raídos se ciñen desde los hombros hasta los pies abriendo su forma hasta dibujar un perfil de lirio invertido.

Los escotes en pico, redondo o barco y los bajos rectos con aplicaciones de seda y gasa acaparan la atención de las miradas. Ellos dan el toque distintivo a la imagen de cada novia, enmarcando el acabado de su figura, envuelta en blanco o nácar.

Tejidos de lino, seda y tul dotan a la novia de la ligereza y la comodidad que requiere su gran día. Los bordados o aplicaciones superpuestos en los vestidos como segundas capas, aportan una nota brillante, rematada por el efecto cristal de la seda natural y los bordados de organza.

Para perfeccionar la vestimenta, los chales dispuestos a modo de capa, blusa o capelina son una elección exquisita y refinada, que pueden sujetarse con una aguja de plata u oro, en sintonía con las joyas que vaya a lucir la novia.

Si quieres estar radiante opta por la unión armoniosa de materiales y cortes, que es sinónimo de sencillez, elegancia, calidad y confort.

Autor: Anna Bonet

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *