Razones para cambiarte de vestido de novia en tu boda

En una boda, y para una novia, uno de los asuntos más importantes es el de elegir el traje de novia. Escoger un vestido de novia puede ser complicado, porque muchas veces se desean conjugar varios estilos en uno y es muy complicado hacerlo si únicamente se tiene una opción. Por eso, en este caso pensamos en tener más de un vestido de novia, y si alguna vez se te había pasado por la cabeza, estas son las razones para decirle sí, quiero a otro más.

 

 

  • Puedes elegir dos diseños distintos. Si te gusta ir recatada para la ceremonia, o prefieres un estilo muy de princesa, pero no quieres renunciar al lado sexy de escotes y espaldas al aire, entonces necesitas dos diseños completamente opuestos.
  • Es un día, todo es posible. Aunque en la vida real no harías ese dispendio innecesario, tu boda es un sólo día, todo es posible y puedes hacerlo sin que nadie te mire extraño.
  • Comodidad. El segundo vestido puede ser más liviano, cómodo y mucho más soft que el primero. Te permitirá moverte con mucha más libertad cuando saludes a todos tus invitados y también bailar sin ningún problema.
  • La boda se dividirá en dos actos. Al menos para ti, será la boda ‘antes del vestido’ y ‘después del vestido’. El primero será para siempre tu vestido de novia, pero el segundo será el que te permita pasarlo en grande.
  • Riesgo. Con un segundo vestido puedes arriesgar con las mejores tendencias, puedes ponerte todo aquello que no te atreverías con tu primer traje y ser la novia más arriesgada del planeta. Además, esto te permitirá también incluso cambiar algún aspecto del maquillaje -tal vez apostar por unos  labios potentes si ibas muy natural-, soltarte el pelo si lo llevabas recogido… Un cambio de look nupcial en toda regla.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *