Quién debe dar los discursos en la boda

En una boda, los sentimientos están a flor de piel. No sólo por parte de los novios, por supuesto, sino también en cierta parte de los invitados, sobre todo aquellos que tienen una relación más allegada con la pareja en cuestión. Por eso, en cuestiones sentimentales y en expresar las emociones en un día tan especial, existe un componente que cada vez está más de moda: los discursos. Unas palabras bonitas de parte del novio hacia la novia y viceversa, una serie de anécdotas de parte de los amigos del novio, la familia de la novia que también quiere expresar su gratitud… Sin embargo, puede ser un lío que hable tanta gente.

Para que esto no sea una jauría ni un estrés, lo mejor es dejar que tanto el novio como la novia escojan cada uno a una persona por su parte que quiera que diga unas palabras. Puede ser en medio de la ceremonia, nada más llegar al banquete o en el momento de iniciar la fiesta. Lo importante es que ninguno de los contrayentes sienta que su parte no ha quedado representada. Cada uno de los cónyuges debe escoger a esa persona especial que sepa detalles de la relación, que le haya acompañado en el camino hasta el sí quiero y que sepa hablar en público y expresarse ante los presentes.

Lo importante también es que esas personas comprendan que no son los protagonistas, que no tienen que extenderse y que lo más importante es captar la atención del público y llegar al corazón de los novios. Una amiga de la infancia, el padre de uno de los dos, tal vez los hermanos… Lo más importante a la hora de escoger a la persona es que comprenda la situación y sea tan allegado que la emoción también le embriague en todo momento.

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *