Pros y contras de casarte en primavera

La época del año es muy importante a la hora de decidirse para organizar el día de tu boda. Por eso, aprovechamos para hablar época en la que nos encontramos.

¡Qué bonita es la primavera! Los pájaros comienzan a cantar, todo está más verde, más florecido, el buen tiempo empieza a llegar… y también los días son más largos. Sin duda, la situación ideal para organizar una boda. ¿A favor o en contra de unas nupcias primaverales?

 

 

Pros de casarte en una boda primaveral…

Probablemente, una boda en primavera sea de lo más bonito que existe. Al fin y al cabo, los árboles empiezan a florecer, ya se va el frío del invierno y no hace tanto calor como haría en verano. Es una buena opción porque además, durante los meses de primavera -marzo, abril y mayo-, todo suele ser más económico. Por eso, te resultará mucho más barato hacer frente a los gastos de la boda porque, al menos hasta abril, es temporada baja. Y qué decir de los accesorios de flores para invitadas y para los novios…

Contras de decir sí quiero en una boda de primavera…

El problema de celebrar tu boda en una época del año tan poco definida, es que puede llegar el frío del invierno que aún dura, y puede no hacer un día precisamente primaveral. Hay que tener cuidado con este asunto y también con el hecho de que las comuniones se pueden celebrar normalmente en esta época del año. Podéis encontraros con  problemas para reservar lugares para celebrar el convite o el banquete, así como la ceremonia. Otro contra además de las comuniones y el frío, es que a lo mejor es más difícil que la gente de fuera pueda trasladarse cuando no sea verano y haya vacaciones de por medio.

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *